El Papa llama a no apartar a «emigrantes y pobres» en las ciudades

El Papa Francisco ha llamado este jueves a la Iglesia a ser hospitalaria y a aumentar la fe de los "emigrantes y pobres", porque, en general, las ciudades apartan a estos colectivos, ha informado el Arzobispado de Barcelona en un comunicado.

Ha trasladado este mensaje en un encuentro privado en Roma con cardenales y arzobispos de 22 diócesis de todo el mundo que han participado en la segunda fase del Congreso Internacional de la Pastoral de Grandes Ciudades, que se ha celebrado del lunes al miércoles en Barcelona.

"La Iglesia no puede ignorar su clamor, ni entrar en el juego de los sistemas injustos, mezquinos e interesados que tratan de hacerlos invisibles", ha reclamado el Papa en la audiencia, a la que ha asistido también el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach.

Entre los desafíos de la pastoral urbana, el Papa ha destacado la necesidad de implantar un cambio en la mentalidad pastoral que sea audaz y sin miedos, porque actualmente la Iglesia ya no es "la única que produce cultura, ni la primera ni la más escuchada".

Otro reto es el diálogo con la multicultralidad y la necesidad de un diálogo pastoral sin relativismo, "que no negocia la propia identidad cristiana, pero que quiere llegar al corazón de los otros", también al de aquellos que son diferentes, y sembrar allí el Evangelio.

"Será de gran ayuda conocer los imaginarios y las ciudades invisibles", es decir, los grupos y territorios humanos que se identifican en sus símbolos, lenguajes, rituales y formas de hablar de la vida.