El Papa que a los 80 no quiere ser emérito

Francisco cumple hoy años sin grandes celebraciones y un menú sobrio. A pesar de su avanzada edad, puede mantener una apretada agenda. Está considerado como uno de los hombres más poderosos del mundo y se ha revelado como un reformista y uno de los mejores mediadores políticos contemporáneos

El Papa ha celebrado su 80 cumpleaños con pobres, refugiados y personas sin hogar
El Papa ha celebrado su 80 cumpleaños con pobres, refugiados y personas sin hogar

Francisco cumple hoy años sin grandes celebraciones y un menú sobrio. A pesar de su avanzada edad, puede mantener una apretada agenda. Está considerado como uno de los hombres más poderosos del mundo y se ha revelado como un reformista y uno de los mejores mediadores políticos contemporáneos

Francisco cumple hoy 80 años y, a pesar de ello, sigue a pleno rendimiento. Celebrará su cumpleaños de manera sencilla entre llamadas y mensajes de amigos de su tierra natal Argentina, de otros en Roma y diversos lugares del mundo. A primera hora celebrará una misa en la capilla del palacio pontificio con los cardenales que se encuentran en la Ciudad Eterna y el resto del día, anunció el Vaticano, «transcurrirá con normalidad, según la agenda prevista».

De hecho, a continuación de la misa recibirá a Marie Louise coleiro Preca, presidente de Malta, y después al cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, así como a Vitus Hounder, obispo de la diócesis sueca de Chur. Después mantendrá una audiencia con miembros de la comunidad Nomadelfia, una comunidad de laicos que vive como los cristianos en la Iglesia primitiva.

No hay prevista ninguna celebración especial, aunque en el comedor de la casa Santa Marta, donde reside el Pontífice, le habrán preparado un menú especial, sobrio, según sus gustos culinarios. No sería de extrañar que el Papa tuviera un gesto especial hacia las personas sin hogar y como ya hiciera el año pasado.

Francisco podrá comprobar una vez más el cariño que le profesan los fieles gracias a la iniciativa puesta en marcha por el propio Vaticano para felicitarle a través de una dirección de correo electrónico. Desde el martes pasado, han sido miles los mensajes de afecto recibidos en las diferentes cuentas habilitadas para ello, entre ellas la española Papa Francisco 80@vatican.va. La Santa Sede habilitó ésta y otras direcciones de correo electrónico en todos los idiomas para felicitarle. Para la conmemoración del 80 cumpleaños del Papa argentino, la oficina filatélica y numismática del Vaticano ha emitido un sello especial que reproduce la pintura de uno de los artistas de arte sacro más importantes y reconocidos en la actualidad, el malagueño Raúl Berzosa. Aunque no es la primera vez que realiza una obra para el Vaticano, pues cada poco tiempo recibe algún encargo suyo, es una de las que más orgulloso se siente, porque además la pintura original será expuesta en una de las salas de los Museos Vaticanos. El miércoles pasado, al finalizar la audiencia general en el Aula Pablo VI, Berzosa pudo mostrársela. «Estaba muy contento» y «a los pocos segundos de contemplarla me dijo “es una obra muy pensada y muy artística”», contó a LA RAZÓN. Francisco le firmó también una de las carpetas.

Desde que llegara en 2013 al Vaticano, Francisco no ha cambiado su forma de trabajar y continúa madrugando cada mañana para cumplir con jornadas intensas. Se levanta a las 5 de la mañana y después de rezar suele celebrar la misa a las 7 a.m. en la capilla de la Casa Santa Marta. Al acabar la misa saluda uno a uno a los diferentes grupos de invitados y a continuación acude al comedor para desayunar junto a otros residentes. A partir de las 8:30 recibe a los diferentes responsables de los dicasterios de la curia romana, miembros de la Secretaría de Estado, jefes de Estado, y celebra las audiencias y encuentros previstos. Francisco se ha revelado además como uno de los mejores mediadores políticos contemporáneos en complejas relaciones como la de EE UU y Cuba, o en dramas como el de Venezuela y en el que la Iglesia tiene un papel de primer orden en la mesa de diálogo entre el gobierno y la oposición.

Según la revista «Forbes», continúa siendo uno de los personajes más poderosos del mundo. Aparece en el quinto puesto de la lista por detrás de Putin, Donald Trump, Angela Merkel y del secretario general del partido comunista de China, Xi Jinping. Aunque en alguna entrevista ha dejado la puerta abierta a renunciar, como hiciera su predecesor, a sus 80 años tiene claro que debe continuar adelante con la reforma que está desarrollando en el Vaticano, y mientras la salud no se lo impida, no desistirá. «Nunca he pensado dejar de ser el Papa por las demasiadas responsabilidades, en realidad no pensaba ni siquiera que me eligieran, pero desde aquel momento me sentí en paz; por naturaleza soy un poco inconsciente y entonces continúo», dijo Francisco el pasado marzo en respuesta a la pregunta de un joven. A pesar de su avanzada edad y de que le fue extirpado hace muchos años un pedazo de uno de sus pulmones apenas tiene problemas de salud. Sí tiene algunas dificultades de movilidad, que queda patentes sobre todo en los largos y duros viajes internacionales que realiza, de ahí que en alguna ocasión haya perdido el equilibrio y se haya caído. Dentro de la tradición marcada por sus antecesores, está convencido de que la estructura del Vaticano necesita ser mejorada y «curada», por lo que, desde sus inicios, trabaja en este aspecto.

Un pontificado de gestos

- Terremoto de Amatrice

Bergoglio visitó en octubre los pueblos italianos destruidos.

- Viaje a Polonia

Durante una de las misas que celebró, Francisco sufrió una leve caída.

- Encuentro con el Rey

El Rey Felipe VI acudió al Vaticano, donde el Papa recibió el Premio Carlomagno.

- Acogida de refugiados

Tras su visita a Lesbos, Francisco acogió en el Vaticano a 12 sirios.