España espera al Papa en 2015

La razón del viaje sería el V Centenario del nacimiento de la Santa española más universal. Los organizadores del evento renovarán la invitación, que ya se cursó a Benedicto XVI. «Francisco debe venir a esta ciudad en dos años», sentencia el alcalde abulense

El Papa Francisco, ayer, saludando a los jóvenes del encuentro universitario UNIV 2013, en el que participaron un numeroso grupo de españoles
El Papa Francisco, ayer, saludando a los jóvenes del encuentro universitario UNIV 2013, en el que participaron un numeroso grupo de españoles

Un amigo personal del Papa Francisco recordaba hace unos días que en la última carta que le envió el entonces cardenal Bergoglio, le hizo llegar una postal de Santa Teresa de Jesús. No era casualidad.

Un amigo personal del Papa Francisco recordaba hace unos días que en la última carta que le envió el entonces cardenal Bergoglio, le hizo llegar una postal de Santa Teresa de Jesús. No era casualidad. Para el Pontífice que se formó en la espiritualidad ignaciana, aquella mujer mística, escritora y fundadora es también un referente en su camino de fe. Pues bien, la Santa de Ávila bien podría ser la causa del primer viaje del Santo Padre a España. El 28 de marzo de 2015 se cumplirán 500 años de su nacimiento y desde hace ya un tiempo tanto desde la alcaldía de Ávila y la Junta de la Castilla y León, como por parte de la Conferencia Episcopal y el Obispado abulense se viene trabajando para conmemorar tal acontecimiento. De hecho, ya se había cursado la invitación a Benedicto XVI para viajar a la cuna de quien fuera la primera mujer declarada Doctora de la Iglesia Católica en 1970 por Pablo VI.

El Papa Francisco apenas lleva dos semanas al frente de la Sede de Pedro y ya ha recibido invitaciones de varios países para que lleve a cabo un viaje pastoral: Argentina, Polonia, México... Y hasta el momento la Santa Sede sólo ha confirmado que el próximo mes de julio presidirá la Jornada Mundial de la Juventud de Brasil, que toma el relevo de la celebrada en Madrid en 2011. Con toda una agenda por elaborar, Ávila se presenta en el horizonte como un destino clave para visitar nuestro país. El alcalde de la ciudad, Miguel Ángel García Nieto, no tienen ninguna duda: «El Papa Francisco debe venir a esta ciudad en 2015». Y se explica: «Ese año vamos a celebrar un acontecimiento único, que tiene vinculación directa con la Santa más universal de España, Teresa de Jesús». Se trata del quinto centenario del nacimiento de la mística.

García Nieto considera que «sería una manera de cerrar el círculo», dado que el Papa Juan Pablo II visitó esta ciudad y reunió a miles de fieles en ella, con motivo del IV centenario de la muerte de la Santa, en 1982. «Es una oportunidad única, no se va a presentar otra igual para que refrende la celebración de un acontecimiento extraordinario y que atraiga a los ciudadanos de todo el mundo a través de una figura universal», indicó.

En cuanto al programa, reconoce que aún hay muchas cuestiones por perfilar, aunque «poco a poco se va avanzando con las diferentes instituciones, y con todo el que tiene algo que aportar». Y es que esta efeméride tampoco esquiva la crisis y «se ha abierto a la aportación de las empresas», que contarán con beneficios fiscales por su auspicio a la ambiciosa iniciativa. «Todos estamos empujando en la misma dirección y el programa está tomando cuerpo», agregó García Nieto, quien asegura que, entre los meses de octubre de 2014 y de octubre de 2015, Ávila tendrá una programación «muy potente» para que todo el mundo pueda disfrutar de este centenario.

«Vamos a reiterar al Papa Francisco la invitación que ya se le hizo a Benedicto XVI», confirma el carmelita Antonio González, secretario general del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, que anticipa que ya están preparando diversas exposiciones en la Biblioteca Nacional, con Las Edades del Hombre y planteando una posible en colaboración con el Museo del Prado. A esto habría que unir el planteamiento de diversas peregrinaciones así como un encuentro europeo de jóvenes. «Estamos en los entremeses. En el Carmelo ya venimos trabajando desde 2009 un escrito por año para prepararnos».

«El viaje del Papa a Ávila en 2015 supondría una afirmación por parte de la Iglesia de la figura de Santa Teresa precisamente a volver a lo esencial, una idea que parece estar subrayando estos días el Santo Padre», explica Jorge Zazo, secretario de la Comisión del V Centenario creada por el Obispado de Ávila, que subraya cómo normalmente en la agenda de los Papas siempre se fijan grandes núcleos urbanos o centros de peregrinación como Madrid, Barcelona o Santiago. «Sin embargo, Jesús nació el pequeño pueblo de Belén y vivió en la localidad de los gentiles, como Nazareth. Somos un lugar muy humilde, reflejo de esa humildad teresiana que invitaba a encontrar a Dios en algo tan sencillo como los pucheros».

Juan Pablo II, «en clausura»

Cuatro años hizo esperar Juan Pablo II a los católicos españoles para poder verle en nuestro país como Sumo Pontífice. En octubre de 1982, el Papa realizó su primer viaje apostólico a España durante 10 días. Y el segundo, Día de Todos los Santos, no quiso perderse la clausura del IV centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, en Ávila. Juan Pablo II se reunió con las monjas y monjes de clausura reunidos en el Monasterio de la Encarnación. Además, celebró una eucaristía junto a todos los Obispos de España antes las murallas abulenses, en la Puerta del Carmen. El Pontífice definió a Santa Teresa de Jesús como la «hija singularmente amada de la Sabiduría Divina».

La mística «que tiene mucho que decirnos»

El programa que desde el Obispado de Ávila están perfilando en torno al V nacimiento de la Santa busca «mostrar a Teresa de Ávila como una mujer que fue una privilegiada en su encuentro con Dios, en una sociedad que a pesar del paso del tiempo no es muy distinta a la nuestra», explica el sacerdote Jorge Zazo que precismente preparan un proyecto de nueva evangelización centrado en cuatro claves. «En primer lugar queremos abordar la importancia de la vida de oración que parte de la centralidad de Cristo y, por tanto de la cruz», explica Zazo que también plantea redescubrir a la autora de «Las Moradas» c omo una mujer que vivió «la austeridad y la pobreza como virtudes evangélicas». El tercer punto que destacarán de la santa española que fundó a las carmelitas descalzas es su «vida en comunidad y su sentido de la profundidad». Por último, se abordará «su amor a la Iglesia Universal». «Para la familia carmelita supone una gran alegría y vivimos como una gran fiesta poder redescubrir a partir de este acontecimiento a Teresa de Jesús, que tiene mucho que decir a los hombres y mujeres de hoy», comenta Antonio González.