«Si tenemos fe hay esperanza»

XV Congreso Católicos y Vida Pública

«Si hay fe, hay esperanza». Así de rotundo se mostró el rector de la Universidad CEU San Pablo, Juan Carlos Domínguez Nafría, durante su intervención ayer en la segunda jornada del Congreso Católicos y Vida Pública, que en esta ocasión lleva por título «España: razones para la esperanza». Asimismo, añadió que «es imposible entender el catolicismo sin España». La crisis económica y, sobre todo, la de valores, ha sido el leitmotiv del debate «España: aquí y ahora», moderado por el periodista Antonio Jiménez, que considera que hay razones para la esperanza «siempre que el Gobierno tome las medidas acertadas».

Con el 56,5% de los jóvenes españoles en situación de desempleo y con una tasa de paro que supera el 26% las perspectivas no son nada halagüeñas. Pese a que como comentó Nafría, los jóvenes de hoy son los mejores preparados de la historia y «tienen una gran capacidad para adquirir responsabilidad en el ámbito laboral». Por su parte, Jiménez destacó que «los españoles se encuentran compungidos y con la autoestima baja desde hace ya cinco años» –en referencia al año en que comenzó la crisis–, por lo que considera que «España necesita estímulos que ayuden a solventar todos los problemas».

La encíclica «Spe salvi» -Salvados por la esperanza-, del ya Papa emérito Benedicto XVI no pasó desapercibida para Nafría, al que acompañaban en la mesa de debate el ex presidente de la Audiencia Nacional Rafael Mendizábal y el catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Deusto Fernando García de Cortázar. ¿Peligra el Estado de Bienestar?, se preguntaron los ponentes. Ellos creen que no sólo hay que preocuparse por el Estado de Bienestar en el presente, sino por el que les quedará a sus hijos. La realidad es que la deuda de España a final del ejercicio 2013 será del 100% del PIB, un dato que preocupa a Nafría.

Por su parte, Mendizábal señaló que «la crisis de valores que vivimos nos ha hecho perder el norte ético de nuestra conducta». Además, aprovechó la ocasión para hablar sobre la lacra de la corrupción que tanto azota al país en los últimos meses. «Llevarse el dinero ajeno al bolsillo no es la peor corrupción, sino colocar en puestos directivos a personas que no están preparadas siendo conscientes de ello». Por otro lado, el historiador García de Cortázar apuntó que la historia «es un buen instrumento para conocer el presente».

En relación al aborto, el catedrático de Historia se mostró crítico con aquellas personas que creen «que interrumpir un embarazo es como cortarse las uñas». La radiografía de la situación de España trató de ser lo más actual posible. Por eso, también dedicaron un apartado a la «doctrina Parot». «Las decisiones judiciales son violentas contra las víctimas y no contra quienes deberían, por lo que están provocando el desprestigio social de los jueces», comentó Nafría.

La familia, la cultura, la Sanidad, la Educación o las infraestructuras en España son algunas de las razones para la esperanza que enumeró el rector de la Universidad CEU San Pablo. Y es que, «no estamos descompuestos como sociedad, porque aún existe cohesión social y tenemos muchos motivos que nos hacen grandes y mejores a otros países», concluyó. Por su parte, el patrono de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Javier López-Galiacho, instó a la reconstrucción de España, «con la convicción y la esperanza de que todo va a salir bien y con el fin de resolver la quiebra social actual». El director del Observatorio de la Libertad de Expresión, Justino Sinova, ha criticado a los movimientos separatistas de Cataluña, donde «se está viendo una falta de solidaridad y un inoportuno y claro egoísmo».