Sociedad

¿Y después de la sexta ola qué?

Los doctores Zulueta y Del Pozo en un evento organizado por la CUN
Los doctores Zulueta y Del Pozo en un evento organizado por la CUN FOTO: archivo

«La tercera dosis de la vacuna es importante. Se reduce en un 90% los ingresos con Ómicron», recuerda el Dr. Javier Zulueta, director de Neumología y Cuidados Críticos del Hospital Mount Sinai, en Nueva York.

Pero, «probablemente ahora hay que pararse a pensar y planificar una estrategia para que todo el mundo pueda ser vacunado. Se necesita una estrategia global e inteligente. Quizá no haya que vacunar a todo el mundo todos los años, porque hay gente que presenta unos anticuerpos elevados durante mucho tiempo. Se ha de priorizar a los vulnerables. En todo caso, son las autoridades sanitarias las que lo han de analizar, en ningún caso las farmacéuticas», incide el Dr. José Luis del Pozo, director del Servicio de Enfermedades Infecciosas y del Servicio de Microbiología de la Clínica Universidad de Navarra (CUN).

“Seguimos con una visión muy local. En dos años de pandemia no ha habido una reunión global de alto nivel a nivel político. No puede ser que la tasa de vacunación en África, salvo en Sudáfrica que está al 30%, sea en algunos países del 10%. Así no vamos a acabar nunca con el virus”, añade el Dr. Zulueta.

Ambos expertos han participado hoy en la sesión «¿Qué está ocurriendo en esta sexta ola de covid?», organizada por el CUN Healthy Forum.

Tras destacar los avances científicos, el Dr. Zulueta ha explicado que «los virus van mutando para ser menos letales, pero más transmibles como ha sucedido con Ómicron (...). Probablemente el número de contagios sea más del doble de lo que se conoce».

«No sabemos aún si estamos en el pico porque no sabemos los casos reales que hay. Pero si no hemos llegado estamos muy próximos. En todo caso, es ingenuo pensar que la sexta va a ser la última ola. Serán olas más recortadas con menos casos», pero las habrá, añadió del Pozo.

De ahí la importancia de los test pese a sus limitaciones en el diagnóstico: «Hace falta que el test cueste no ya tres euros, sino que no valga nada. Sería mucho dinero, pero si se hace bien se podría evitar a partir de ahora el importante coste económico que está suponiendo la covid y evitar tomar restricciones que ahora sirven de muy poco», afirma el Dr. Zulueta.

En cuanto a la vacunación en niños, el Dr. Del Pozo no dejó dudas: “Yo tengo tres hijos y los tres están vacunados. La mayor con dos dosis y los pequeños esperando a la segunda. Tenemos datos que avalan la seguridad de las vacunas en niños. Se ha probado en millones de niños. La vacuna no es inocua. Ninguna de las que ponemos a los niños lo es. Y es la mejor opción”.

“La probabilidad de que un niño tenga un cuadro grave si se infecta por Ómicron es menos del 0,1%. Pero no sabemos los efectos a medio y largo plazo de que se contagien. Hasta un 10% de los pequeños que se infectan, aunque sea una enfermedad leve, puede quedar con alguna secuela como cansancio, dolor osteomuscular o sufrir alternaciones del aprendizaje. Y esto se reduce a cero, o casi a cero con la vacuna. De modo que categóricamente por los datos que hay publicados hay que vacunas a los niños también”, concluye.