España sólo contabiliza como accidente laboral por Covid-19 un 3,4% de los contagios en la sanidad

CSIF denuncia que miles de trabajadores pierden cobertura económica por la caótica gestión de las bajas

Varias enfermeras de la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Morales Meseguer de Murcia, atienden a un paciente infectado con COVID 19, en el hospital universitario Morales Meseguer de Murcia. El coronavirus ha obligado a cambiar radicalmente el trabajo de las unidades de cuidados intensivos (UCI), en las que ni el miedo a posibles contagios ni la ansiedad generada por el colapso ni los interminables turnos de trabajo han sido tan duros para su personal como no poder coger de la mano a pacientes y familiares en los momentos más críticos de sus vidas.Marcial GuillénEFE

Los últimos datos de accidentes de trabajo correspondientes al mes de agosto revelan que hasta la fecha sólo se han contabilizado 1.346 accidentes de trabajo relacionados con la Covid-19, un 2,4% de los 55.824 casos de profesionales de los profesionales que había registrados hasta esa fecha y únicamente 15 muertes.

Según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), mayoritaria en la administración pública, “estas cifras carecen de credibilidad y están relacionadas por un desfase de datos o errores en la tramitación como accidente de trabajo de los contagios por profesionales en el ámbito sanitario, donde España se sitúa desgraciadamente a la cabeza”.

La organización que preside Miguel Borra expone en un comunicado que "esta circunstancia, derivada del caos en la gestión de las bajas laborales (se contabilizan como bajas por enfermedad común en vez de accidente de trabajo) genera una pérdida económica: se dejan de percibir las guardias y la productividad, entre otros conceptos, y se pierde la indemnización por secuelas.

CSIF recuerda que el colectivo de la Sanidad estuvo en desamparo hasta que el Gobierno reconoció el contagio como accidente laboral, después de las presiones que realizó este sindicato. Hoy ya se considera como tal hasta que se dé por concluida la pandemia.

“Nuestro sindicato, además, reclama que el Gobierno califique el contagio como enfermedad profesional a los efectos de la pensión. La falta de previsión del Gobierno y de las diferentes administraciones también llevó a nuestro sindicato a presentar una querella al Tribunal Supremo ya que, pese a los reiterados avisos de la Organización Mundial de la Salud, las autoridades no hicieron acopio de material de prevención al inicio de la pandemia”.

CSIF recuerda que el 8 de noviembre se cumplirán 25 años de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, una norma cuya implementación “no se ha realizado de manera efectiva en los centros de trabajo”, asegura.