Aleida Quintana: «El 90% de los feminicidios en mi país queda impune»

Activista mexicana

Miles de mujeres están amenazadas de muerte en México por su defensa a ultranza de los derechos de las mujeres. Muchas de ellas son explotadas sexualmente
Miles de mujeres están amenazadas de muerte en México por su defensa a ultranza de los derechos de las mujeres. Muchas de ellas son explotadas sexualmente

La mexicana Aleida Quintana no cree que sea «de otra pasta», pero es una joven decidida y valiente. Las investigaciones de la antropóloga se volvieron incómodas para las autoridades y los cárteles, cuando comenzó a sacar a la luz los datos de las desapariciones, los feminicidios y la impunidad en el estado de Querétaro. Sus cifras y testimonios desencadenaron numerosas amenazas, persecuciones y hasta fue atacada físicamente varias veces. Está amenazada de muerte y su vida allí se volvió imposible. Hoy vive en España gracias al programa de Protección Temporal de Defensores de Derechos Humanos de Amnistía Internacional.

–¿En Querétaro ni siquiera se publicaban los datos de las desapariciones?

–Comencé en 2013, elaborando una base de datos con las personas desaparecidas en el estado. Había un cerco mediático. A nivel nacional e internacional se difundía que en Querétaro la criminalidad estaba ausente. Fiscales y gobernadores aseguraban que no existía ni había presencia de cárteles del narcotráfico. Mucho menos delitos vinculados. La mayoría de desaparecidas lo son por grupos delictivos o del narco o particulares vinculados a éstos para someterles a diferentes modalidades de trata de personas: mendicidad, trabajo forzado, matrimonio forzado y explotación sexual en las niñas.

–¿Y los feminicidios?

–Los cuerpos de las asesinadas mostraban signos como los de Ciudad Juárez: eran arrojados y expuestos en la vía pública con signos de violencia extrema, tanto física como sexual. Algunas con mutilaciones o señales degradantes. Las autoridades se niegan a reconocer la gravedad del caso. El principal factor para determinar el feminicidio es la impunidad tanto social como del estado. En México es sumamente grave: son nueve feminicidios al día y el 90% queda en total impunidad.

–Entonces, ¿en Querétaro sí había presencia de los narcos, desapariciones?

–Sí, el primer año documenté 143 personas desaparecidas; 177, en 2014; 407, en 2015; 629 en 2016, y en 2017, más de 800. Es un estado en el que «no hay informes por personas desaparecidas». Incluso en su página oficial, la Fiscalía llamaba a «ser buenos padres y ser ejemplos de vida para sus hijos» como medida de prevención. El fiscal decía que el 92% de desaparecidos era por «voluntad».

–¿Están involucrados policías, jueces... o es más esa mentalidad de no investigar por la estigmatización a la mujer?

–En México existe un gran vínculo entre los diferentes grupos delictivos y los cárteles. También hay jueces, peritos, médicos, que no tienen la voluntad de trabajar. Simplemente o no están de acuerdo con el sueldo, las horas o no siguen los protocolos. Hay un involucramiento en el crimen organizado y existe violencia institucional y económica contra estos servidores públicos que se han vuelto insensibles. En suma, abandono a la víctima.

–Hoy se cumplen 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. ¿En qué punto ve a México?

–Hay graves violaciones a los derechos humanos. México está en un punto muy crítico, hay mucho dolor. Hay un cambio a nivel federal. Tengo algo de esperanza y creo que viene un proceso diferente, esperemos que de pacificación. Me parece que el Gobierno federal está dispuesto a escuchar.