Antonio del Castillo prepara una nueva búsqueda de Marta por su cuenta

«No descarto nada, ahora toca reflexionar, mirar los mapas, tiempos, llamadas. Levantarse y seguir. Ya estamos en ello», escribió en su cuenta de Twitter

Antonio del Castillo, durante su comparecencia ante los medios tras entrevistarse con Miguel Carcaño

«No descarto nada, ahora toca reflexionar, mirar los mapas, tiempos, llamadas. Levantarse y seguir. Ya estamos en ello». Este tuit de Antonio del Castillo demuestra la capacidad de lucha de una familia que no va a parar de buscar a su hija.

«No descarto nada, ahora toca reflexionar, mirar los mapas, tiempos, llamadas. Levantarse y seguir. Ya estamos en ello». Este clarificador tuit de Antonio del Castillo demuestra la capacidad de lucha de una familia que, a pesar de haber sufrido un nuevo varapalo con la búsqueda fallida en la dársena del Guadalquivir, no va a parar de buscar a Marta. Cuando los buzos apuraban las últimas zonas marcadas en el río por un equipo de la Marina, Del Castillo ya estaba pensando en el próximo paso. Antonio tenía el beneplácito del Ministro del Interior, Juan Antonio Zoido, que lo visitó en su casa un día antes. Su mujer, Eva Casanueva, no supo nada hasta el último momento. Antonio tiene claro su objetivo y no parará hasta lograrlo. Para ello, necesitaba información, nuevos datos, nuevas pistas que le ayudaran a seguir adelante, a encontrar el cuerpo de su hija. Cogió el coche e hizo 800 kilómetros para verse cara a cara con el asesino confeso de su hija. Carcaño aceptó entrevistarse con él y lo hizo cara a cara, con una mesa de por medio. Y Antonio, a pesar de todo, le tendió la mano.

En esa conversación, Antonio volvió a hacerle las mismas preguntas que ya le había hecho en otras ocasiones y la actitud de Carcaño le hace pensar que dijo la verdad. El joven sevillano, que cumple una condena de 20 años en la cárcel de Herrera de la Mancha, le confesó que no estaba en el río e insistió en que fue su hermanastro Francisco Javier Delgado el que se encargó de todo y que él solo le acompañó detrás en la moto. Carcaño reiteró que el cuerpo de Marta lo dejaron en la carretera de La Algaba, "pasado el tanatorio", lo que hace dudar a los padres que no esté enterrada en La Majaloba y que pudiera confundirse.

Esta misma teoría es la que la que defiende Ricardo Morente, un policía retirado, que le comentó a los investigadores que Marta del Castillo puede estar en unos terrenos cercanos a la Majaloba donde todavía no se ha buscado. Morente insiste en que Carcaño se pudo confundir porque la noche de los hechos el se limitó a seguir a su hermano con la moto en un día de lluvia, de noche y en el que el asesino confeso sólo iba pendiente de las luces del vehículo que llevaba delante.

El tuit de Antonio del Castillo no hace más que confirmar lo que dijo a los periodistas tras visitar Herrera de La Mancha: "Yo a la Policía no le voy a pedir nada, yo buscaré como pueda". es lo que ha hecho durante estos últimos meses, en silencio, sin que nadie lo supiera. Los indicios le llevaron a la dársena del Guadalquivir, en la que no tenía los medios necesarios para buscar, por lo que pidió la colaboración de la Policía.

Ahora toca empezar de cero. Mirar los mapas, examinar los tiempos que figuran en los informes policiales, analizar las llamadas y localizar los lugares en los que no se ha buscado y que podrían esconder un cuerpo. Después, arropados por los suyos, volverá a hacer el camino que pudieron recorrer aquella noche, volverá a llenarse de barro, a preguntarle a la gente, a rastrear cada palmo de terreno en el que crea que hay la mínima posibilidad de que pueda esconder a su hija.

Es tiempo de "levantarse y seguir. Ya estamos en ello", tal y como dice Antonio del Castillo.