El asesino de Zaragoza salió de la cárcel con informes en contra

La abogada de 48 años asesinada por heridas de arma blanca en un domicilio en Zaragoza defendió en 2003 a su presunto agresor, de 50 años, por matar a tiros a su mujer en La Puebla de Híjar (Teruel).

José Javier Salvador Calvo (izq.) y Rebeca Santamaría. EFE 23/05/03
José Javier Salvador Calvo (izq.) y Rebeca Santamaría. EFE 23/05/03

Rebeca Santamalia, la mujer de 47 años asesinada la madrugada de ayer en Zaragoza, ejerció la defensa de su presunto homicida durante el juicio que tuvo por matar a su ex mujer. José Javier Salvador Calvo, ahora reincidente, había matado en 2003 con una escopeta a la que entonces era su mujer, Patricia Maruel, que fue candidata por el PP a la alcaldía de La Puebla de Híjar. El juicio se celebró en 2005 y, mientras la acusación fue ejercida por el letrado Javier Notivoli –abogado ahora de César Román, «El Rey de Cachopo»–, la defensa corrió a cargo de la abogada Rebeca Santamalia. Ahora, según confirmaron fuentes de la delegación del Gobierno de Aragón, Rebeca y su cliente mantenían una relación sentimental, por lo que se trata de un nuevo caso de violencia de género. Rebeca sería la cuarta muerte violenta por este motivo en lo que va de año.

Calvo fue condenado a 18 años de prisión por el asesinato de su ex mujer pero en enero de 2017 quedó en libertad. Entre 2003 y 2013 cumplió condena en la cárcel de Zuera y desde enero de 2017 estaba en libertad condicional gracias a la decisión de un juez de Vigilancia Penitenciaria, a pesar de los informes en contra de la junta de tratamiento de la prisión. En diciembre de 2011 le concedió el tercer grado y en enero de 2017 la condicional, según Europa Press. Ambas decisiones se tomaron en contra de los expertos que le trataban y que no le consideraban rehabilitado. Calvo hubiera obtenido la libertad definitiva en 2021 pero reincidió ayer con Rebeca para luego quitarse la vida. Su abogada y supuesta amante fue encontrada en el domicilio de la calle Pradilla de Zaragoza (propiedad del asesino) sobre las 4:20 horas de la madrugada. Fue el marido de Rebeca –la pareja tenía un hijo– quien dio la voz de alarma en la tarde noche de ayer. Llamó al 091 y una primera investigación policial en el entorno de la mujer condujo a los agentes hasta el domicilio particular de José Javier. Fue la hermana del sospechoso quien abrió la puerta de la vivienda a los agentes ante la imposibilidad de dar con el propietario. Allí encontraron a Rebeca, ya muerta. Llevaba horas fallecida y presentaba múltiples heridas por arma blanca en el cuerpo. Cuando encontraron el cadáver de Rebeca, José Javier ya estaba también muerto. Tras cometer el crimen huyó a Teruel. Allí, una patrulla de la Policía Nacional vio caminar a un hombre sobre medianoche y, cuando se acercaron a él, éste huyó y le perdieron de vista. José Javier decidió tirarse por un viaducto de 35 metros situado en la calle Florida. Su cuerpo fue hallado sobre las 00:20 horas. El caso, por tanto, queda policialmente resuelto aunque los agentes siguen realizando tareas de investigación para comprobar que no participaron terceras personas en el crimen o para facilitar la huida del autor material.