Campus sin extranjeros

La presencia de estudiantes foráneos en las universidades españolas es todavía escaso (4,6%), aunque desde la implantación del Plan Bolonia se ha incrementado mucho la demanda.

La presencia de estudiantes foráneos en las universidades españolas es todavía escaso (4,6%), aunque desde la implantación del Plan Bolonia se ha incrementado mucho la demanda.

Es sabido que España es el destino preferido de los estudiantes europeos de Erasmus, el exitoso plan de movilidad universitaria europeo creado en 1987. Sobre las razones del porqué del éxito se ha bromeado : no más motivo que las ilimitadas posibilidades lúdicas de España. Pero en realidad responde a otros motivos: la calidad de vida y los motivos económicos es lo que ha permitido que 39.277 estudiantes hayan elegido nuestro país, lo que supone el 14,4% del total. Pero para romper la imagen de que disfrutar de una beca Erasmus en España es una fiesta sin fin, ahí está el reverso: España también es el país que más universitarios manda fuera: 37.235. Por detrás están Francia, Alemania e Italia. Pero esto no representa en nada la calidad de los estudios universitarios españoles (ninguna aparece entre las 20 mejores universidades europeas), que está marcado por otro flujo: el de los estudiantes de todo el mundo que cursan, al nivel que sea –grado, máster, doctorado–estudios universitarios. De 1.321.698 estudiantes de grado contabilizados en España (datos del Ministerio de Educación, curso 2015-2016), sólo el 4,6% son extranjeros, lo que supone un total de 53.409 estudiantes. La diferencia con los países de nuestro entorno es importante, aunque la progresión ha ido en aumento desde que en el curso 2009-2010 entró en vigor el plan Bolonia, lo que supuso un incremento del 154%. Pero para situarnos en el mapa europeo basta compararnos con Alemania (228.756), Francia (239.409), Reino Unidos (430.833), que marca la diferencia con ciudades que viven de sus universidades (Oxford y Cambridge y otros siete centros están incluidos entre los mejores) y el predominio del ingles –el factor que, según los expertos, es el que determina nuestra posición–, o, por último, Italia (87.233). Como es lógico, el mayor número de visados de estudios en España son de estudiantes de centroamérica y latinoamérica, con 19.704, de un total de 49.053 (datos de 2014), seguido de ciudadanos asiáticos (11.723) y no europeos como cabría de esperar (3.937). Hay una explicación: ha habido intensas campañas en China, aunque ahora la captación se ha dirigido a Rusia. Es decir, la internacionalización, pasa, por reforzar la «lingua franca».