Pedro Duque: «Ya podríamos tener un hotel espacial»

Pedro Duque, astronauta español de la ESA, asegura que Europa está preparada para mandar turistas más allá de nuestra atmósfera.

Pedro Duque posa en Fitur con motivo de su participación en una conferencia en Fiturtech sobre el programa de vuelos tripulados de la Agencia Espacial Europea
Pedro Duque posa en Fitur con motivo de su participación en una conferencia en Fiturtech sobre el programa de vuelos tripulados de la Agencia Espacial Europea

Pedro Duque, astronauta español de la ESA, asegura que Europa está preparada para mandar turistas más allá de nuestra atmósfera.

El futuro del desarrollo espacial no sólo está en la investigación científica, la tecnológica también es importante no sólo para conseguir poner a un humano en Marte, sino para impulsar una industria a la que aún le quedan muchos emprendedores que apuesten por ella: el turismo espacial. Estos días se celebra en Madrid la feria más importante de turismo y por eso no podía faltar una jornada dedicada a este futuro modelo. Pedro Duque, el único astronauta español en la Agencia Espacial Europea (ESA), explicó el gran potencial que tiene este sector. "A los españoles nadie nos gana en el sector turístico y por eso espero que en la investigación del espacio tampoco", afirmó.

Las agencias del espacio no están enfocadas al desarrollo de la industria turística, pero toda la tecnología que crean en las diferentes etapas industriales para impulsar los programas de vuelos tripulados son la base de esta nueva forma de turismo: ver la Tierra desde el espacio. Actualmente sólo existen dos empresas, Space-X y Virgin Galactic, con una tecnología lo suficientemente avanzada como para realizar viajes más allá de nuestra atmósfera. Como explica Ana Bru, la primera turista espacial española que permanecerá durante cinco minutos en plena ingravidez, a 110 km de altitud de la Tierra, ha tenido que pagar más de 100.000 dólares para optar a este viaje. Un precio inasequible para la mayoría. El dinero, como indica Pedro Duque, es el mayor problema para el desarrollo del turismo espacial.

"Ya tenemos un hotel, con laboratorio incorporado, como la Estación Espacial Internacional (EEI), la industria sólo tiene que basarse en este modelo para crear un complejo para turistas porque los conocimientos de cómo hacerlo ya los tenemos. El problema es el dinero. Necesitamos emprendedores que desarrollen un plan de negocio y lo comercialicen", asegura a LA RAZÓN el astronauta. El coste sería elevado, pero el interés sería inmenso: "Su coste podría ser similar al de un hotel grande en el que sólo tuvieran habitación para cinco o seis huéspedes", añade.

Mientras los sueños del sector turístico miran a las estrellas, la exploración del cosmos ya no es exclusiva de un único país, es más "Europa y Estados Unidos están condenados a entenderse para seguir avanzando", sostiene Duque. Lo cierto es que este "matrimonio"ya se ha producido en uno de los proyectos más importantes: el desarrollo de la nave Orión. "Va a ser la primera misión tripulada que abandone nuestra órbita". La misión de esta futura nave, cuya construcción comparten europeos y estadounidenses, será orbitar la Luna y "en años posteriores aterrizar en ella". El diseño de este nuevo transbordador "va más allá. Sus futuros desarrollos indican que también estará lista para ir más allá de la Luna y explorar otros planetas, asteroides o astros".