¿Cómo multan los radares que detectan el uso de teléfonos móviles?

El uso del teléfono móvil está terminantemente prohibido durante la conducción y a pesar de ello es muy habitual ver a los conductores con una mano en el volante y otra sujetando su dispositivo de última generación. Esta realidad no ha pasado desapercibida para las autoridades que han anunciado la puesta en marcha de 70 radares en carreteras convencionales que permitirán, gracias a su sensibilidad y eficacia, detectar cualquier detalle del interior del vehículo, incluido el uso del teléfono al volante.

Lo cierto es que no hay fecha para su puesta en funcionamiento pero será a lo largo de 2016 cuando la Dirección General de Tráfico (DGT) los instale para intentar reducir la siniestralidad de las carreteras convencionales. En estas vías se producen entre 70 y el 80 por ciento de los accidentes mortales y el uso de teléfonos móviles está implicado en uno de cada tres accidentes.

Estos nuevos radares, según Pyramid Consulting, serán unas cámaras que a todas luces se asemejen a los radares tradicionales, aunque su principal función no será en este caso medir la velocidad al volante, sino que serán capaces de captar unas 50 imágenes por segundo, para comprobar si se está utilizando el cinturón de seguridad o si el conductor está hablando por teléfono móvil.

Radares de gran precisión

Un método que permite ver exclusivamente las imágenes una a una y así identificar con precisión al vehículo. Son tan sensibles que incluso a 500 metros de distancia, captarán con precisión lo que sucede en el interior, sin necesidad de alimentación externa, lo que lleva a pensar que tendrán función prioritaria en las carreteras secundarias. Unos medios totalmente automatizados que servirán de apoyo indiscutible a la instalación de nuevos radares de tramo.