Buscando a Will desesperadamente

Netflix tiene ya disponible «Stranger Things», la ficción de Winona Ryder

Esta ficción de suspense está creada por los hermanos Matt y Ross Duffer y se desarrolla en la pequeña e imaginaria localidad de Hawkings
Esta ficción de suspense está creada por los hermanos Matt y Ross Duffer y se desarrolla en la pequeña e imaginaria localidad de Hawkings

Netflix tiene ya disponible «Stranger Things», la ficción de Winona Ryder

Hawkings, Indiana. 6 de noviembre de 1983. Mike, Dustin, Lucas y Will apuran los minutos previos a la cena disfrutando de un juego de rol en el sótano. Cuando la madre de Mike les avisa de que su tiempo se ha terminado, Lucas, Dustin y Will vuelven a casa en bici. Para hacer más atractivo el recorrido, los dos últimos se retan. Pero la astucia de Dustin hace que se distancie demasiado, y mientras recorre una solitaria y oscura carretera, Will cree ver un cuerpo extraño frente a él, y termina derrapando y cayendo sobre la cuneta.

Asustado, continua a pie la distancia que resta hasta su casa, atravesando el bosque. Agitado, entra en su domicilio, y busca a su madre o su hermano. Cuando se da cuenta de que ninguno de ellos ha llegado aún, mira por la ventana, y descubre que aquello que le ha echado de su camino continua buscándolo. Entonces Will decide llamar a la policía, pero el teléfono no funciona. Mientras su perro continúa ladrando frente a la puerta, el joven sale al jardín desesperado, y entra en una caseta de madera. Allí busca las balas con las que cargar la escopeta. Sin embargo, un extraño ruido llega desde el techo, hacia donde mira Will segundos antes de desaparecer sin dejar rastro.

Así comienza «Stranger Things», la nueva serie de producción propia que desde el viernes pueden disfrutar los suscriptores de Netflix. Creada por los hermanos Matt y Ross Duffer, la serie narra a lo largo de ocho episodios la búsqueda que emprenden Joyce Byers, la madre de Will, y los amigos de éste, para localizarle. Para dar vida a esta mujer que no se rendirá a la hora de encontrar a su hijo pequeño, la elegida ha sido Winona Ryder.

- El encanto de los 80

La ambientación temporal de la serie, 1983, no es casual. «Stranger Things» homenajea clásicos del género del terror mientras emplea la estética de películas de los 80, en las que se combinaban el suspense, el humor y la ciencia-ficción. Es inevitable que el espectador recuerde clásicos como «Los Goonies», en la que un grupo de niños busca un tesoro perdido. La dinámica que envuelve a Lucas, Dustin y Mike, que en cuanto conocen la desaparición de Will se ponen a buscarlo, recuerda a Mikey y sus amigos. Algo que añade interés gracias a la excelente selección de casting y el buen trabajo de los jóvenes actores.

La música, el vestuario y la decoración son otros de los elementos que transportan al espectador a una época que en los últimos años ha despertado el interés de los creadores televisivos. «The Americans», «Halt and Catch Fire», «Wet Hot American Summer» y «Show Me a Hero», han llevado a la pequeña pantalla una época en la que Ronald Reagan estaba al frente de un país atemorizado por la Guerra Fría.

La elección de la pequeña, e imaginaria, localidad de Hawkings, aporta un carácter propio a la serie, gracias a sus características de un entorno reducido y familiar, que tan bien conocen los aficionados a la ficción audiovisual. Sin embargo, inicialmente, los Duffer habían seleccionado otra localización para la ambientación de su primera serie. El título original de «Stranger Things» era «Montauk», el nombre de una localidad real de Long Island, en Nueva York. Una elección que, según declararon en una entrevista, pretendía aprovechar las posibilidades narrativas de una localidad costera. Finalmente, las dificultades logísticas que provocaría esta ambientación forzaron a la pareja a cambiar su decisión inicial, sin perder por ello las características propias de la historia de misterio que quiere contar.

Además de la desaparición de Will, parte de las altas dosis de intriga que contiene la serie reside en un misterioso laboratorio situado en Hawkings, perteneciente al departamento de energía de los Estados Unidos. Tras un incidente que pone en cuarentena toda la instalación, los investigadores confirman las peores noticias: se ha producido una fuga en la que uno de sus experimentos y una de sus pacientes, una niña, han desaparecido. El siniestro experimento parece estar relacionado con la desaparición de Will, aunque la primera preocupación de los responsables es recuperar a la pequeña. Una joven que responde al número que lleva tatuado en su muñeca, Once, y que buscará en la pequeña localidad un lugar en el que sentirse segura.

«Stranger Things» es una producción en la que el espectador encuentra elementos familiares, que lejos de reducir su interés, lo aumenta gracias a una historia compuesta por tramas atractivas y bien planteadas. Unas propuestas en las que, quizá, lo menos interesante sea aquella que ha servido para venderla, la lucha de la sufrida madre a la que interpreta la estrella del cine, Winona Ryder.