El director de «Libération», Nicolas Demorand, presenta su dimisión

El director del diario francés "Libération", Nicolas Demorand, anunció hoy su dimisión, en plena crisis entre los accionistas y la redacción, que no acepta los planes de los propietarios para reflotar el periódico. "Mi decisión está en primer lugar dictada por la situación de estos últimos días. 'Libération' atraviesa una crisis abierta, yo cristalizo parte de los debates, y estimo que es mi responsabilidad de jefe volver a dar márgenes de maniobra y de negociación a las diferentes partes", señaló en una entrevista concedida a "Le Monde".

Según precisó en la edición digital de ese diario, da el paso motivado por una "divergencia estratégica profunda"pero sin lamentos, al considerar que ha hecho todo lo que estaba en su poder desde que accedió al cargo en marzo de 2011.

Esa cabecera progresista, fundada en 1973 por el filósofo Jean-Paul Sartre, perdió en 2013 más de un millón de euros y vio caer sus ventas casi en un 15 por ciento, hasta los 97.299 ejemplares diarios de media, frente a los casi 174.310 de 2002.

Sus accionistas, encabezados por Bruno Ledoux y Edouard de Rothschild, que poseen el 53 por ciento del mismo, solo aceptan refinanciarlo a cambio de un proyecto viable, pero el presentado hasta la fecha ha recibido la oposición frontal de los redactores, que emprendieron una huelga el pasado viernes.

En esa protesta, apoyada por el 65,6 por ciento de la plantilla, estos solicitaban la partida tanto de Demorand como de Philippe Nicolas, otro máximo directivo.

El proyecto de Ledoux de crear una red social, de transformar la sede en un espacio cultural y de que parte de lo que es hoy la redacción sirva para buscar otras fuentes de beneficio es visto por los 290 profesionales que trabajan en él como carente de perspectiva editorial y orientado solo a la creación de una marca.

"'Libération' todavía es una empresa dominada por el papel. Desde hace tres años, mi proyecto ha intentado hacer tomar a la empresa el viraje digital y transformar en profundidad nuestra manera de trabajar", señaló hoy Demorand en "Le Monde", defendiendo su gestión y lamentando la falta de fondos para poder llevarla a cabo.

En un mensaje dirigido a sus trabajadores esta mañana, esperó también que su salida "facilite el diálogo, que debe ser retomado para sacar al diario de la crisis que atraviesa", y aseguró que estos tres últimos años han sido "enriquecedores, apasionantes y a veces duros", pero que no los olvida.