El futuro incierto de «El ministerio del tiempo»

La fuerte competencia de los lunes ha provocado durante dos semanas consecutivas que la serie registre mínimos históricos de audiencia.

En el capítulo de hoy la patrulla viajará a 1485, cuando Cristóbal Colón informa a los Reyes Católicos de sus intenciones
En el capítulo de hoy la patrulla viajará a 1485, cuando Cristóbal Colón informa a los Reyes Católicos de sus intenciones

La fuerte competencia de los lunes ha provocado durante dos semanas consecutivas que la serie registre mínimos históricos de audiencia

Si alguno de sus seguidores fuera funcionario del Ministerio, sin duda alguna haría lo posible para viajar una o dos semanas atrás y hacer cualquier cosa para cambiar los resultados de audiencia de la serie de La1 «El Ministerio del tiempo». Sin embargo, lo que todo buen ministérico (como se hacen llamar los fans) saben y repiten continuamente los agentes: «La Historia es la que es, y no se puede cambiar». Nada se puede hacer ya para remontar los mínimos históricos de la serie creada por Javier y Pablo Olivares.

Caída cada lunes

Considerada por muchos una de las mejores y más arriesgadas series de televisión, es, no obstante, una de las más castigadas por los datos de audiencia semana tras semana, aunque en Twitter se convierta en uno de los temas más comentados de los lunes. Es decir, baja su porcentaje de «share», a la vez que aumentan sus seguidores, que también hacen cada vez más ruido. El primer capítulo de la segunda temporada, emitido a mediados de febrero, llegó con un muy buen 14,6 por ciento de «share» y casi tres millones de espectadores. A partir de entonces, la serie se ha mantenido en un buen 12 por ciento de cuota de pantalla hasta hace dos semanas, justo después del parón de quince días que vivió la ficción, donde ha registrado mínimos históricos de un 9,9 y un 9,2 por ciento de «share» en la última entrega.

Lógicamente, aunque en un primer momento el creador declarase «que ésa no era su guerra», este descenso ha podido deberse a la intensa competencia con Antena3 («La embajada») y Telecinco («Mi casa es la tuya»).

La semana pasada, un tuit de Javier Olivares hacía saltar las alarmas de los ministéricos. En una serie de mensajes en los que intentaba quitar hierro al asunto, y tras conocer los devastadores resultados de audiencia, Olivares apuntaba: «Así hasta el final, aviso. Lo mismo es hora de dejarlo».

No obstante, se trata de una ficción que cuenta con una amplia red de seguidores que en su mayoría la ven a través de diferentes plataformas de vídeo bajo demanda, lo que explica que, aunque la cuota de pantalla baje los seguidores aumentan. Es por ello que incluso un fan de la serie, hablando en nombre de todos, ha creado una iniciativa en la plataforma Change.org para que Netflix compre los derechos de la serie y haga una tercera temporada, «ya que está invirtiendo su capital en series de producción propia en diferentes países».

No se conoce aún si dicha petición ha llegado a los oídos de la plataforma de vídeo bajo demanda, que ya tiene disponible la primera temporada, pero por el momento «El Ministerio del tiempo» continuará unas semanas más viajando a través de las puertas del tiempo para solucionar pequeños errores de la Historia. En el episodio que emite hoy La1 a las 22:15 horas, los funcionarios tendrán que fingir que se trata de un ministerio normal y de lo más aburrido, para que Lombardi, un visionario que descubrió el Ministerio, no revele el secreto en un programa de televisión. Por error, se cuela por una puerta que va a parar a 1485 en La Rábida, a donde acaba de llegar Cristóbal Colón para vender a Los Reyes Católicos su proyecto de una nueva ruta hacia las Indias.