Gemio: «Hay vida más allá de la política»

Al frente de «Te doy mi palabra», renueva tres temporadas más por Onda Cero

Gemio aprendió que «no se puede gustar a todo el mundo»
Gemio aprendió que «no se puede gustar a todo el mundo»

En una conversión «interruptus» –el trabajo obliga, al otro lado del teléfono está Eva Longoria, a la que le concede un premio de «The global gift gala», que se celebra este verano en Marbella–, Isabel Gemio despide la temporada con dos buenas noticias: ha renovado por tres temporadas más en Onda Cero y el programa que dirige y presenta, «Te doy mi palabra», celebra diez años en antena. «Parto de la premisa de que el oyente es inteligente y elige lo que quiere oír», afirma consciente de que su programa se emite en fin de semana, lo que le permite ciertas licencias periodísticas como, por ejemplo, «no hacer tertulias políticas, aunque priorizo que quien escucha el programa esté siempre informado, no abordar la crónica de sucesos y las noticias de cotilleos». Con la premisa de que «hay vida más allá de la política y no me interesa hacer juicios paralelos, ya hay demasiado ruido mediático», «Te doy mi palabra» se nutre de contenidos como literatura, entrevistas con expertos en sociología, economía y sanidad, entre otros muchos, «para tratar temas que suelen ser periféricos en el día a día y que creo que deben tener su sitio en los programas como el estado de la Sanidad Pública, cómo va a afectar la bajada de impuestos a los ciudadanos o de qué manera gestionar la calidad de vida de las personas de padecen enfermedades raras», explica, sabiendo muy bien de lo que habla, ya que es la máxima responsable de la Fundación Isabel Gemio, centrada en la investigación de distrofias musculares y enfermedades raras. «Parte de mis obligaciones como periodista es dar voz a la inmensas minorías que existen en nuestro país y dedicarles tiempo a los colectivos sociales que tanto están peleando en España», añade. En el décimo aniversario de «Te doy mi palabra», y a punto de cerrar la temporada, Gemio no se plantea hacer demasiados cambios «porque cuando funciona bien y se obtiene la respuesta de los ciudadanos, es mejor no tocarlo –comenta–, eso sí, no quiere decir que sea una persona acomodaticia. De vez en cuando hago algunos retoques, más que nada para ni aburrirme ni aburrir a los demás».

«No se puede ser neutro»

Gemio no piensa que los oyentes busquen los programas según los periodistas que lo presentan, «eso sería demasiado pretencioso, aunque sí creo que el tono y los temas que abordamos cada uno de nosotros son los que decantan la balanza». En su caso ese camino pasa por no focalizar las informaciones sólo en lo negativo y destructivo y ser uno mismo. «Hay que ser honesto: en según qué temas no se puede ser neutral porque terminas perdiendo la credibilidad. Uno de mis principios es no ofender a nadie, pero no se puede ir de neutro por la vida porque engañamos a la gente. Hace mucho tiempo que aprendí que no se puede gustar a todo el mundo».

Ayer por la tarde, Gemio seguía retocando las dos emisiones de este fin de semana de «Te doy mi palabra» con un contenido muy especial para ella por la admiración que le profesa: «Las mil caras de Marlon Brando». «Me hubiese encantado entrevistarlo, como me imagino que le pasará a la mayoría de mis compañeros, pero puedo avanzar que mañana tendremos en el programa a una estrella internacional que trabajó con él».