Libros

Los «frikis» toman la pantalla

Regresan los inadaptados de «The Big Bang Theory» y «Anger Management»

El elenco de «The Big Bang Theory»
El elenco de «The Big Bang Theory»

¿Pueden unos «cerebritos» asociales e inadaptados convertirse en los reyes de la fiesta? La respuesta es no, con excepción de los protagonistas de «The Big Bang Theory», unos «frikies» que están continuamente dándose de frente con una realidad que les viene muy grande. Situaciones tan sencillas como ligar con una chica o acudir a una fiesta se convierten en su caso en un acto de subversión que provoca más de un altercado. Hoy se estrena la séptima temporada de la serie en TNT a las 22:30, la misma hora en la que Paramount Comedy ofrece la segunda temporada de «Anger Management», serie protagonizada por Charlie Sheen dotada de un humor tan corrosivo e irreverente que desarma al espectador más curtido a partir de las peripecias de un terapeuta que tiene unos clientes muy peculiares con los que casi nadie quisiera encontrarse por la calle.

Contra lo establecido

Ambas tienen algo en común, salirse de los estereotipos de la comedia de situación a partir de personajes que se alejan de las fórmulas tradicionales y que se distinguen por tener un criterio propio, una soberbia que va en contra de todo lo establecido.

Alabada por la crítica estadounidense y seguida por más de seis millones de espectadores sólo en Estados Unidos, «The Big Bang Theory» es la antítesis de «Friends». Sus protagonistas no están a la última, tampoco son guapos ni se distinguen por su don de gentes. También coleccionan fracasos amorosos –sus relaciones difícilmente superan la primera cita y si eso ocurre se convierten en una pesadilla– al tiempo que deslumbran por sus capacidades intelectuales. Son inteligentes y lo saben. Como ejemplo, Sheldon Cooper, un físico cuántico alérgico al sexo a pesar de tener pareja que tiene una de las frases más recurrentes de la serie: «No necesito la aprobación de las mentes inferiores». Él es la estrella de esta galaxia que forman un físico experimental –que en esta temporada está en una expedición científica con Stephen Hawking–, un ingeniero astroespacial con la líbido por las nubes y un astrofísico.

Por contra, el personaje de Charlie Sheen en «Anger Management» es mucho más terrenal. Hecha a la medida del actor –un crápula de cuidado que no tiene pelos en la lengua–, la serie es un reflejo de su carácter: su cama está más transitada de féminas que el metro en hora punta, utiliza un lenguaje soez y le cuesta mantener a raya sus ataques de ira. ¿Cuál es su idea para controlar esa rabia? La más contraproducente que existe: convertirse en el terapeuta de personas con trastornos de conducta como los presos de una cárcel, mujeres agresivas que no dudan en disparar a sus parejas en los testículos y veteranos de guerra que no encuentran acomodo. Son series que le dan un corte de mangas a la corrección... Eso sí, con una sonrisa.

Torpes e inseguros

En la parrilla de la televisión también se están emitiendo comedias de situación que burlan las reglas establecidas en el núcleo familiar: «Modern Family», «Cómo conocí a vuesta madre» (ambas en Neox y Fox) y «Dos hombres y medio» (Neox y TNT). Temas como las relaciones de pareja, la paternidad y el sexo están tratados desde una óptica escéptica poniendo el acento en las carencias emocionales y la inseguridad de los personajes, siempre con un toque de humor.