Una reforma necesaria

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Urgía la reforma educativa?

–Absolutamente. Las leyes socialistas de los 80 y 90 estaban obsoletas, como denotan los resultados de evaluaciones internacionales. Hemos retrocedido 12 puntos entre el informe Pisa del año 2000 y 2009, a pesar de haber duplicado el gasto educativo entre 2000 y 2009, de que el gasto por alumno es un 21% superior a la media de los países de la OCDE y de que la ratio de alumnos por aula es más baja que la de países avanzados. A pesar de todo esto, hay un 26% de abandono escolar, el doble que la media de la UE, y el 37% de los jóvenes de 15 años ya ha repetido alguna vez.

- ¿Es suficiente esta reforma?

–Sí. Simplifica el currículum; refuerza materias troncales; flexibiliza la trayectoria educativa; habrá evaluaciones externas; se apuesta por la transparencia de resultados; se da mayor autonomía y especialización a los centros; habrá rendición de cuentas, y se incentiva el esfuerzo. Así, no podrá pasar de curso el alumno con tres asignaturas suspensas o con dos si son Lenguaje y Matemáticas. Además, esta reforma asegura que los alumnos tengan asignaturas comunes, no diferentes por CC AA. Y se supera el cono comarcal del entorno del alumno.

- ¿Por qué al final no se ha puesto como obligatoria la asignatura de Religión en Bachillerato?

–Esa pregunta prefiero que la conteste el Ministerio.

- ¿Por qué los partidos siempre quieren cambiar Educación?

–Sólo el PSOE. El PP quiso hacer una reforma y Zapatero al mes de llegar la aniquiló. Es porque la izquierda política y pedagógica ve la Educación como un coto privado.

- Algunos expertos han dicho que urge una revolución educativa, no una reforma liviana...

–Nuestro partido busca el diálogo y no el sectarismo. Por eso, el 57% de los artículos de la LOE siguen vigentes.

*Portavoz de Educación del PP en el Senado