El apoyo de unas monjas de clausura a la víctima de La Manada: «Hermana, yo si te creo»

Las Carmelitas Descalzas de Hondarribia exigen el derecho de la mujeres a ser libres

Foto del perfil de facebook de las Carmelitas Descalzas de Hondarribia
Foto del perfil de facebook de las Carmelitas Descalzas de Hondarribia

Las Carmelitas Descalzas de Hondarribia han publicado un post en su perfil de facebook que ya se ha hecho viral.

El rechazo a la sentencia de La Manada ha traspasado también los muros de las comunidades religiosas de nuestro país. Es el caso de las Carmelitas Descalzas de Hondarribia que han publicado un post en su perfil de facebook en apoyo de la víctima de Pamplona que ya se ha hecho viral.

El texto reclama el derecho de las mujeres a ser libre sin ser "juzgadas, violadas o amedrentadas". "Nosotras vivimos en clausura, llevamos un hábito casi hasta los tobillos, no salimos de noche (más que a Urgencias), no vamos a fiestas, no ingerimos alcohol y hemos hecho voto de castidad", dice el post publicado por las monjas. El texto continúa explicando: "es una opción que no nos hace mejores ni peores que nadie, aunque paradójicamente nos haga más libres y felices que a muchxs. Y porque es una opción LIBRE, defenderemos con todos los medios a nuestro alcance (este es uno) el derecho de todas las mujeres a hacer LIBREMENTE lo contrario sin que sean juzgadas, violadas, amedrentadas, asesinadas o humilladas por ello.

HERMANA, YO SÍ TE CREO", concluye la entrada de Facebook.

Una de las religiosas de esta congregación, la hermana Patricia, ha señalado, en declaraciones a Radio Euskadi que recoge Europa Press, que "no se puede aceptar que se cometa una atrocidad de éstas y la que sea juzgada, condenada y humillada públicamente sea la víctima".

Sobre la razón que le llevó a escribir este comentario, ha indicado que es uno de los medios que tienen a su alcance para expresar su solidaridad con "esa mujer en concreto y con todas las mujeres que tienen que pensárselo dos veces antes de cruzar una calle oscura, antes de ir solas a casa, que tienen que hacer planes para saber con quién vuelven, cuándo vuelven, cómo vuelven y que encima tienen que sentirse juzgadas y amenazadas por ello".

En este sentido, ha dicho no entender la sentencia, que absuelve a los cinco acusados de un delito de agresión sexual, que es lo que cualquiera de ellas sienten "simplemente con escucharlo".

Asimismo, ha asegurado que también las monjas "forman parte de esto, en primer lugar por ser mujeres, y por todas las mujeres que nos rodean y nos importan, y simplemente por ser personas". "Esto no es una guerra entre hombres y mujeres. Esto es algo que no se puede admitir, no se puede aceptar que se cometa una atrocidad de éstas y la que sea jugada, condenada y humillada públicamente sea la víctima", ha concluido.