El Barrio de la Estación de Haro acogió a 5.000 catadores

Cerca de 5.000 personas disfrutaron este sábado de los vinos de las bodegas enclavadas en el Barrio de la Estación de Haro, en La Rioja. La segunda edición de La Cata superó con creces a la del año pasado. Mejoró la organización, el número de visitantes de otros países se incrementó y los vinos a degustar, dos por bodega acompañados de un pincho, superaron las expectativas de los asistentes.

Este Barrio, nacido en 1859 en torno a un incipiente sistema ferroviario, acoge la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo en edificios singulares, algunos diseñados por Eiffel o Zaha Hadid.

Las bodegas del Barrio presentaron los siguientes vinos:

Bodegas R. López de Heredia Viña Tondonia: Viña Tondonia Tinto Reserva 2004 y Viña Bosconia Tinto Reserva 2005.

Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE): Asua Crianza 2012 y CUNE Reserva 2010.

Bodegas Gómez Cruzado: Gómez Cruzado Blanco 2015 y Honorable 2012.

Bodegas La Rioja Alta: Gran Reserva 904 2005 y Viña Ardanza Reserva 2007.

Bodegas Bilbaínas: La Vicalanda Reserva 2010 y Viña Pomal Rosado 2015.

Bodegas Muga: Muga Reserva Selección Especial 2011 y Prado Enea Gran Reserva 2004.

Bodegas Roda: Roda Reserva 2011 y Roda I Reserva 2009.

Personal de las bodegas realizaron durante el día actividades didácticas para los menos iniciados en el mundo del vino. En Bodegas Bilbaínas el degüelle de cava, Cune presentó la exposición “Caro at CVNE” del escultor británico Anthony Caro, el trabajo de un botero fue admirado en Bodegas Gómez Cruzado, la doma de barrica pudo ser vista en Bodegas Mugas, La Rioja Alta presentó la trasiega artesanal a la luz de la vela, en Roda se visitó el calado centenario y Bodegas Viña Tondonia contó con la exposición “Persona, arte, neurología y vino”.

La Asociación para el Desarrollo Turístico (ADT) del Barrio de la Estación, promotor de La Cata, ha logrado que 100.000 personas visiten estas bodegas y sus emblemáticos edificios, muy cercanos entre sí, a lo largo de 12 meses. El éxito es tal que comentan cómo las ofertas para trabajar en el Barrio permiten que el nivel de desempleo en Haro sea muy inferior al de otras localidades riojanas.

La necesidad francesa hizo esta virtud riojana

El Barrio de la Estación comienza a formarse en 1859 en torno al ferrocarril. Al envío del producto a otras regiones se unió la necesidad de numerosos bodegueros franceses de acudir a La Rioja para adquirir vinos con los que sustituir las malas cosechas que el oidium (1863) y la filoxera (1867) provocarían en sus viñedos, instalando sus centros de exportación en los alrededores de la provisional estación de ferrocarril.

La primera bodega en instalarse cerca de ésta fue la de R. López de Heredia y Landeta en 1877; dos años después se crea la Compañía Vinícola del Norte de España (CVNE); en 1886, el Duque de Moctezuma funda la bodega A. y J. Gómez Cruzado; en 1890 se instala La Rioja Alta y se crea, en 1901, Bodegas Bilbaínas.

En aquellos 30 años (1877-1904) es cuando se configura el Barrio de la Estación como hoy se le conoce. A partir de 1970, Muga (fundada en 1932) traslada su sede del caso urbano de Haro al Barrio de la Estación y una década más tarde, Roda construiría también allí sus instalaciones.