El ciclista español herido en Pakistán sufrió dos atentados y no un intento de secuestro

Fotograma del vídeo en el que Colorado resulta herido
Fotograma del vídeo en el que Colorado resulta herido

Javier Colorado se ha visto envuelto en una historia rocambolesca. Las informaciones llegadas a España indicaban que habían intentado secuestrarle y que habían matado a sus garda espaldas. Nada más lejos de la realidad

Mucho se ha hablado de Javier Colorado, el español que ha iniciado una vuelta al mundo en bicicleta y que se vio involucrado en un "supuesto"intento de secuestro en el que murieron seis personas. Colorado ha recibido numerosísimas críticas en los últimos días y ha decidido contar su versión de los hechos en un vídeo que ha colgado en Youtube. A lo largo de 11 minutos se pueden observar las condiciones en las que viajaba, sólo acompañado de su bicicleta, durmiendo en el suelo, detrás de un mostrador o alojándose en pequeños hoteles, en los que se alimenta y aloja gracias a la caridad de la gente. Durante el viaje reconoce que se siente seguro y tranquilo, porque está acompañado por militares, que lo custodian y lo acompañan en su viaje para proteger su integridad. En el vídeo se puede observar cómo lo suben a una furgoneta hacia la frontera y deben detenerse. De repente, se observa la explosión de un autobús de pasajeros y comienzan a recibir fuego enemigo. Colorado tuvo que esperar varias horas llenas de incertudumbre, miedo y tensión. Poco después lo trasladan a una comisaría y le explican que se trataba de un atentado, en el que murieron las 40 personas que iban a bordo. "No soy consciente de la suerte que he tenido", indica. Al día siguiente regresa a la zona y permiten a su convoy seguir adelante. Es el único vehículo que lo hace. Con él van un escolta y el conductor. Colorado confunde la explosión de una granada con disparos y resulta herido. Es el segundo atentado en menos de 24 horas. La herida que sufre en la cabeza, no para de sangrar y provoca un charco en el suelo de la furgoneta, que va a toda velocidad en busca del pueblo más cercano. Allí, Colorado recibe asistencia. Sus dos acompañantes resultan ilesos. Después ponen rumbo al hospital militar de Quetta, donde terminan de realizarle las curas y le ponen en contacto con la embajada. Después lo trasladan en avión a Quetta. El vídeo finaliza agradeciendo el trabajo de las Fuerzas de Seguridad Pakistaníes y a las autoridades españolas. El ciclista, lejos de abandonar, ha seguido su camino. Después de realizar 9.692 Km en 118 días, a lo largo de 13 países, ha cruzado la frontera de Pakistán con la India y ha llegado a Amritsar. Los siguientes pasos son llegar a Calcuta, desde donde volará a Chiang Mai (Tailandia) debido a la extrema dificultad para cruzar por fronteras terrestres la republica de Myanmar. en ese punto, retomará el recorrido en bicicleta para recorrer Laos, la costa de Vietnam, Camboya y reentrar en Tailandia hasta llegar a Bangkok.

Si las fuerzas le acompañan se trasladará en avión a Vancouver (Canadá), donde según explica en su página web "emprenderé el camino hacia el sur para recorrer la costa oeste de Estados Unidos y México. Entrando en América Central me encontrare con Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. En Panamá me veré obligado a embarcar para llegar a Colombia y alcanzar América del Sur, debido a que la carretera Interamericana termina frente a la espesura de la selva panameña. Por lo que tomando una barcaza en el mar Caribe me dirigiré desde Panamá a el norte de Colombia para hacer puerto en Turbo. Una vez sobre tierras de América del Sur, avanzare atravesando Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil".

Después, de Rio de Janeiro (Brasil) "volaré hacia Ciudad del Cabo (Sudáfrica), para recorrer el continente Africano de Sur a Norte, avanzando por Sudáfrica, Namibia, Botsuana, Zambia, Malawi, Tanzania, Kenia, Etiopia y Eritrea. En este punto, con el objetivo de evitar Sudán, embarcare en un Ferri regular para llegar a la costa oeste de Arabia Saudí y ascender a orillas del mar rojo hasta llegar a Duba, donde embarcare de nuevo en un ferri para alcanzar Egipto. Desde la costa mediterránea de Egipto iniciare la vuelta a casa surcando el mediterráneo tomando diferentes ferris y haciendo escala en Grecia (Atenas y Patra) e Italia (Bari, Nápoles, Cagliari y Porto Torres), para alcanzar de nuevo el norte de España (Barcelona). Una vez de vuelta a España, descenderé por la costa blanca hasta Valencia y por ultimo dirigirme a Madrid para finalizar en la puerta del sol".