El guardia civil y el militar de «La Manada» seguirán cobrando el 100% y el 75% de su sueldo, respectivamente

Serán expulsados del cuerpo cuando haya una sentencia firme

El guardia civil, Antonio Manuel Guerrero Escudero, y el efectivo de la Unidad Militar de Emergencias, Alfonso Jesús Cabezuelo
El guardia civil, Antonio Manuel Guerrero Escudero, y el efectivo de la Unidad Militar de Emergencias, Alfonso Jesús Cabezuelo

Tanto el guardia civil como el militar serán expulsados del cuerpo cuando haya una sentencia firme. De momento, quedarán inmovilizados en su escalafón actual, sin posibilidad ninguna de ascender.

Antonio Manuel Guerrero, alumno en prácticas en el Instituto Armado, y Alfonso Jesús Cabezuelo, efectivo de la Unidad Militar de Emergencias (UME), condenados a nueve años por abusos sexuales en el caso de “La Manada” serán expulsados de sus respectivos cuerpos cuando haya una sentencia firme sobre “La Manada”.

Hasta que esta sentencia se produzca, el Guardia Civil cobrará el 100 por 100 delas retribuciones básicas, más aquellas prestaciones familiares que le pudieran conrresponder. En el caso del militar, percibirá el 75% de sus retribuciones básicas. El tiempo no se computa a efecto de tiempo de servicios, ni trienios, ni derechos de régimen de la seguridad social. De esta formas tanto el guardia civil como el militar quedarán inmovilizados en su escalafón actual, sin posibilidad ninguna de ascender.

En el caso del efectivo de la Unidad Militar de Emergencias, Alfonso Jesús Cabezuelo, militar de Tropa y Marinería con compromiso de larga duración, fuentes del Ministerio de Defensa se remiten a la resolución que adoptó Defensa sobre su caso el 23 de agosto de 2016: "Suspenso en funciones con cese en el destino", tal y como marca la ley 39/2007 de la Carrera Militar. Su compromiso con las Fuerzas Armadas se resolverá y dejará de pertenecer a las Fuerzas Armadas Españolas por la imposición de una condena por delito doloso.

Así, “como consecuencia de la prisión preventiva, se le pasó a la situación de suspenso en funciones, cesando además en su destino de la UME en Sevilla, conforme al artículo 111 de la carrera militar”, explican desde el Ministerio. El militar, de 30 año,s forma parte de la Unidad Militar de Emergencias (UME) de la base de Morón de la Frontera (Sevilla). En el año 2015 fue condenado por la Audiencia Provincial de Sevilla a dos años de prisión por un delito de lesiones

Por otro lado, el guardia civil Antonio Manuel Guerrero,de 29 años ya fue suspendido de empleo tras registrarse un expediente disciplinario después de que fuera detenido por participar en la agresión grupal. Este componente del Instituto Armado ya había participado también en el abuso de una joven de 21 años en Pozoblanco junto a algunos de sus amigos. Él también formaba parte del grupo de Whatsapp de La Manada. El guardia civil reconoció que robó el teléfono móvil de la joven víctima. En su móvil se hallaron un vídeo de 96 segundos de lo que ocurrió en la capital foral en los Sanfermines.