El otoño será más cálido de lo normal, sobre todo en Cataluña y Baleares

Otoño en Torla (Huesca), en el valle de Ordesa.

El otoño será más cálido de lo normal, especialmente en la mitad este peninsular y en Baleares, aunque las precipitaciones serán las habituales en toda España, según los datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) que hoy ha alertado de fuertes lluvias y tormentas en 28 provincias.

Responsables de la Agencia han comparecido hoy ante los medios de comunicación para presentar la predicción del otoño, que comienza mañana (oficialmente a las 4.29 horas), y para hacer un análisis climático del verano que termina, el tercero más fresco de los últimos quince años.

"Las fuertes lluvias que nos afectan durante el día de hoy irán remitiendo e irá ganando terreno la estabilidad aunque esta será corta ya que el fin de semana se espera la llegada de otra perturbación", ha avanzado a EFE, Ángel Alcázar, jefe de Predicción de la Aemet.

Según los datos facilitados por los responsables de la Agencia, en el periodo comprendido entre el 1 de junio y el 31 de agosto no se han registrado olas de calor como las que sí se habían repetido en años anteriores, aunque ha sido un verano ligeramente más cálido de lo normal.

La temperatura media de España ha sido de 22,9 grados un valor que se sitúa más de medio grado (0,6) por encima del valor medio, mientras que las precipitaciones han sido inferiores a la media.

Durante el trimestre veraniego, las temperaturas medias superaron en más de 1 grado los valores normales en Castilla La-Mancha, Murcia, parte de Valencia y Cataluña, sur de Aragón, Málaga y algunas regiones cantábricas.

Por el contrario, en el oeste peninsular las temperaturas se mantuvieron más cercana a los valores normales quedando por debajo en Castilla y León, norte de Extremadura, Galicia y oeste de Andalucía.

A este respecto la portavoz de la Aemet, Ana Casals, ha manifestado que la anomalía positiva del verano fue en el mes de junio "muy cálido con 1,3 grados centígrados por encima de la media"; julio tuvo una anomalía ligeramente negativa con -0,1 grados centígrados y en agosto se superó el promedio normal en 0,6 grados.

Las temperaturas más altas se registraron en Andalucía los días 16 y 17 de julio con 42,9 grados en Córdoba Aeropuerto y 42,7 grados en Granada Aeropuerto; los valores mínimos del trimestre correspondieron a Molina de Aragón, con 1,6 grados y al Puerto de Navacerrada con 2,2 grados el día 2 de junio.

En cuanto a las precipitaciones, este verano se han registrado valores inferiores a la media, con una precipitación media de 73 litros por metro cuadrado, un 12 por ciento por debajo de la media del trimestre.

Durante la estación veraniega se han producido lluvias intensas entre las que destacan las que afectaron al nordeste peninsular entre los días 23/24 de junio con más de 70 litros por metro cuadrado en áreas de Navarra, Cataluña e interior de Asturias.

Otra de las particularidades de este verano ha sido la importante actividad eléctrica por la formación de sucesivas tormentas, sobre todo en el nordeste del país.

"El promedio de descargas al año durante los meses de junio, julio y agosto en el periodo de referencia 2004/2013 es de 484.713, mientras que este año las descargas registradas se han elevado a 587.216".

Casals ha explicado que este año también se ha diferenciado por un número elevado de noches tropicales con temperaturas mínimas de más de 20 grados en zonas del levante y en las Canarias orientales.

Durante el periodo del 1 al 17 de septiembre las temperaturas han sido muy superiores a los valores medios en toda España: hasta el día de hoy es el tercer de septiembre más caluroso desde 1961, después de los años 1962 y 1987, con una anomalía positiva de 2/3 grados en general y entre los 3/4 grados en el nordeste peninsular y en la zona de Málaga.

La Aemet ha adelantado que éste ha sido un año más seco de lo normal y con un reparto desigual de las lluvias: hasta el 17 de septiembre, desde el día 1, la precipitación media acumulada está en torno a los 585 litros por metro cuadrado, un 7 % menos que el valor normal, 627 litros.

Por último, la Aemet y a propuesta de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha aceptado poner al día el actual periodo de referencia estadístico al periodo 1981-2010, en lugar del actual 1971-2000, con el que los científicos y servicios meteorológicos vigilan el tiempo y el clima.