El Supremo ratifica 20 años de cárcel para la mujer que mató a un anciano y lo mutiló

La Razón
La RazónLa Razón

El Tribunal Supremo ha ratificado la condena a 20 años y cinco meses de prisión a una mujer por asesinar al anciano de 83 años al que cuidaba en un piso de Lérida, y a continuación mutilar su cadáver e intentar quemarlo con papeles de periódico. La Sentencia del Supremo ratifica el fallo de un tribunal del jurado de la Audiencia de Lérida, y posteriormente del TSJC. La sentencia, consultada por Europa Press, considera probado que en la primavera de 2012 la acusada, A.S.R., conoció en Igualada al anciano, que entonces vivía solo en un piso de esta población al que unos meses después se trasladó la mujer con la excusa de cuidarle, y con la intención de que le dejara en herencia la mitad de la vivienda, de la que él era propietario.

En septiembre la mujer alquiló un piso en la calle San Ruf de Lérida, al que en noviembre se trasladaron ambos. Entre el 15 y el 17 de noviembre, tras propinar varios golpes y estrangular a José Millas Freixa sin que tuviera posibilidad de defenderse, acabó con su vida, provocándole la muerte por síndrome general de asfixia.

"Después de haber matado al anciano -reza la sentencia- la mujer intentó deshacerse del cadáver. En un primer momento, intentó trocear el cuerpo para sacarlo de la vivienda, de modo que con algo muy cortante y con dientes de sierra le amputó por completo la pierna derecha e igualmente le produjo otras heridas en la zona genital".

Luego decidió quemarlo, para lo cual abrió el abdomen, sacando parte de las vísceras, que dejó en la bañera, e introdujo en el interior del cuerpo papeles de periódico rociados con un líquido inflamable. También intentó quemar otras zonas del cuerpo, aplicando directamente fuego, y produciendo en el cadáver quemaduras de tercer grado.