África

Estados Unidos ha creado un fondo de compensación para los afectados

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

A la espera de juicio, y de que se falle a su favor o en contra, la familia de Raquel asegura que tiene un argumento en el que apoyarse: el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón ha decidido este año dejar de recomendar la vacuna del papiloma humano. La medida que han tomado conlleva que en Japón las niñas o sus familias pueden

obtener las vacunas (marcas Gardasil y Cervarix, de dos laboratorios diferentes) si así lo deciden, pero sus médicos deben indicarles antes que dichos fármacos no están recomendados por el Gobierno japonés.

Otra de las demandas que solicitan desde la asociación que preside Alicia Campillo es la creación de un fondo de compensación al igual que lo tiene Estados Unidos, donde ya «han entregado más de seis millones de dólares a los afectados por esta vacuna», recalca Almodóvar, el letrado que lleva el caso de Raquel y las futuras demandas que se van a interponer. Y es que, aunque en su día «les dijeron que no había ninguna notificación previa al caso de Raquel, lo cierto es que eso no es así. Las había, tal y como hemos demostrado», hace hincapié el socio del Bufete Almodóvar & Jara. «De no hacer nada habrá más. En España, según el último dato que tengo había 227 notificaciones registradas entre septiembre de 2008 y enero de 2012», añade Capilla.

Aunque los datos en nuestro país aún no están actualizados, de acuerdo con el registro norteamericano, denominado «Vaers», cuyos últimos datos son de enero de 2014, cuentan con 157 notificaciones de sospecha de muertes, 33.311 notificaciones de reacciones adversas y 4.457 notificaciones de reacciones graves. Es importante tener en cuenta que todo son sospechas y es que la seguridad y la vigilancia farmacológica es una de las bases de los laboratorios. Gran parte de la inversión se destina a la farmacovigilancia y, como asegura el laboratorio responsable del Gardasil, «la seguridad ha seguido siendo evaluada a través de numerosos y sólidos estudios de postcomercialización desarrollados entre más de 500.000 personas con la administración de más de un millón de dosis de vacunas».

La demanda que ha interpuesto la familia de Raquel no es la primera en territorio europeo. En noviembre de 2013, la Comisión Regional de Indemnizaciones de Accidentes Médicos de Aquitania (en Francia) reconoció la relación entre la vacuna del papiloma humano y los daños en el sistema inmune que sufrió una chica de 15 años. Y es que la joven atravesó fases de ceguera, parálisis facial y se encuentra desde hace meses parapléjica. Creen que su estado podría estar relacionado con el aluminio, adyuvante utilizado en la vacuna para potenciar la respuesta inmunitaria. La Prensa francesa asegura que otras veinte afectadas también tienen previsto acudir a los tribunales.