La joven malagueña desaparecida está retenida en Turquía y será deportada a Londres

La madre de la joven ha dicho que están en una comisaría de Policía turca

Jimena Rico y su pareja
Jimena Rico y su pareja

María Jimena Rico, la joven de Torrox (Málaga) desaparecida en Turquía se encuentra bien y a salvo en ese país, confirmaron hoy a Efe fuentes de la Embajada de España en Ankara.

La española María Jimena Rico, la joven de Torrox (Málaga) desaparecida en Turquía, se encuentra bien y a salvo en ese país y será deportada al Reino Unido, donde reside, confirmó hoy a Efe la Embajada de España en Ankara.

El embajador, Rafael Mendívil Peydro, explicó que tanto Jimena como su novia egipcia, Shaza Ismail, fueron detenidas en la ciudad de Samsun y luego trasladadas a Estambul.

"Ha sido confuso. Desaparecieron durante tres días", relató el diplomático.

"Pero ahora están a salvo y en Estambul en un centro de detención para gente que va a ser deportada. Tuvieron que contactar con nosotros porque no tienen pasaporte", indicó.

Mendívil explicó que una vez que hayan conseguido los documentos necesarios, las jóvenes serán enviadas a Londres, la ciudad donde viven.

"Afortunadamente, todo se ha resuelto de forma positiva", se felicitó el embajador.

María Jimena Rico, de 28 años, nacida en Argentina y de padre español, viajó junto a su novia hasta Dubái para visitar a la madre de esta última, que, al parecer, estaba enferma. Sin embargo, esa enfermedad resultó ser un plan orquestado por el padre de Shaza para retener a la egipcia en ese país, en el que reside la familia.

Al enterarse las dos jóvenes de que los padres la habían denunciado por homosexualidad en Dubái, consiguieron huir en avión hasta Georgia, donde permanecieron tres días en casa de unos amigos.

Cuando estaban en el aeropuerto para coger un vuelo hasta Londres, ciudad en la que trabaja Rico actualmente, apareció el padre de su novia, que quiso llevarla a la fuerza y rompió su pasaporte, además de amenazarlas de muerte, según la familia de la malagueña.

Por estos hechos fueron detenidos tanto el padre como la pareja y, una vez puestas en libertad, llegaron a la frontera de Turquía, donde después de varios intentos de entrada, lograron coger un autobús hasta la localidad de Samsun.

Al llegar allí, fueron detenidas por la policía turca y acusadas de terrorismo, al menos durante doce horas, pero finalmente fueron liberadas y trasladadas a la estación de autobuses, para trasladarse hasta Estambul, donde tenían reservado un hotel al que no llegaron.

Su hermana afirmó que en su última comunicación, María Jimena había pedido a la familia que se pusieran en contacto con las autoridades si dejaban de tener noticias de ella, ya que se sentía amenazada y temía por su vida.

Efe