Fuertes tormentas en el Pirineo oscense obligan a desalojar a 550 personas

Las fuertes tormentas registradas en las últimas horas en el Pirineo oscense han obligado a más de 550 personas a desalojar siete campamentos en los que se encontraban, en los municipios de Aisa, Canfranc, Plan, Pineta y Bielsa.

La lluvia ha anegado todas las zonas en las que se ubicaban las tiendas de campaña y hay pérdidas materiales aunque no hay que lamentar daños personales, según ha informado a Efe fuentes del Gobierno de Aragón.

Una de las zonas más afectadas ha sido los campamentos situados en Plan d' Escún, cercano al término de Plan, en la comarca del Sobrarbe, donde 300 personas han sido realojadas en el polideportivo tras ser atendidas por Cruz Roja y distribuirles mantas.

Otros dos campamentos se han visto afectados en el valle de Pineta, donde unas 120 personas han sido atendidas por la Guardia Civil y trasladadas al salón multiusos del municipio de Bielsa.

Alrededor de medio centenar de niños del barrio zaragozano de Santa Isabel que se encontraban en un campamento de scouts, cerca de Aísa, también han sido evacuados debido a una gran tormenta que ha inundado las tiendas en las que se encontraban.

Los niños han sido atendidos por la Guardia Civil y una cuadrilla de agentes forestales que ha trasladado al grupo a una nave de la localidad habilitada para que pasen la noche.

Además, alrededor de 60 niños y siete monitores han sido atendidos por varios voluntarios y la Guardia Civil de Huesca en Canfranc, quienes han tenido que ayudarlos a salir de las tiendas para refugiarse del viento y la fuerte lluvia en el polideportivo de la localidad.

El Pirineo, el centro de la provincia de Huesca y las Cinco Villas, en la provincia de Zaragoza, se encuentran en alerta naranja por riesgo de precipitaciones que podrían descargar hasta 30 litros por metro cuadrado en una hora.

El director gerente del Instituto Aragonés de la Juventud, Fernando Peña, visitará mañana todos los campamentos para comprobar los daños en la zona y atender a las personas realojadas.