Las víctimas de la talidomida protestan por 59 años de complicidad o silencio

Las víctimas de la talidomida, un medicamento que causó malformaciones a unos 3.000 niños en España, han desfilado hoy a frente al Congreso para denunciar "59 años de impotencia"en los que no han recibido el apoyo de los dirigentes de este país, que mantienen un "silencio cómplice"en este asunto. En la protesta por no haber recibido las indemnizaciones que les corresponderían, han estado acompañados de un camión-valla con una pancarta en la que se preguntan "de qué lado está el Estado", al no enfrentarse a la compañía alemana Grünelthal que comercializó en los años 60 ese fármaco para paliar las náuseas de las embarazadas.

"¿Qué haría el Gobierno alemán si una farmacéutica española asesinara y/o mutilara de por vida a más de 3.000 alemanes?", ha señalado el presidente de la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite), José Riquelme, en declaraciones a los periodistas. En el acto también se han mostrado fotografías de Francisco Franco, de los representantes de la Monarquía y de todos los presidentes del gobierno de la democracia, a quienes acusan de igual manera de no haber hecho "nada"por este colectivo.

Riquelme ha criticado que sólo tres parlamentarios de IU, UPyD y Amaiur hayan salido a recibirles a las puertas de la Cámara Baja, pese a haber enviado correos a todos los diputados para invitarles a acudir a este acto. El presidente de Avite ha recordado que están pendientes de sentencia en el Tribunal Supremo, después de que la Audiencia de Madrid revocara las indemnizaciones que les correspondían porque habían prescrito las acciones contra la compañía farmacéutica.

La plataforma lamenta que si la sentencia les fuera favorable cobrarán las ayudas cuando "vayan muriendo"y reclaman pensiones vitalicias, independientemente de lo que resuelva la justicia, como se ha hecho en otros países europeos. "No nos apetece quemarnos a lo bonzo, pero la imaginación se nos acaba, ya no sabemos qué hacer", ha lamentado Riquelme, quien ha denunciado que la reunión sobre su situación con el titular de Sanidad, Alfonso Alonso, resultó esperanzadora pero, finalmente, "ha sido la mayor tomadura de pelo que nos ha hecho un ministro".

Según el portavoz, Alonso les informó de que la Seguridad Social estaba buscando una solución a su problema, pero "el más alto cargo"de ese organismo se lo negó. "Nos confirmaron que en la Seguridad Social nadie está buscando una solución. El ministro nos mintió: no están buscando nada, solo pensando en la inminente campaña electoral", ha aseverado. Riquelme ha lamentado "la catadura moral"de los políticos porque de "unos 300 diputados"solo tres han abandonado el hemiciclo para saludarles o estrecharles la mano.