Lotería de Navidad

El Gordo duerme en los bombos instalados en el Teatro Real

Un trabajador procede a la cuelga de los números que participaran  en el sorteo extraordinario de Navidad
Un trabajador procede a la cuelga de los números que participaran en el sorteo extraordinario de Navidad

El Gordo de la Lotería de Navidad, ese premio con el que todo el mundo sueña, duerme en los bombos instalados en el Teatro Real de Madrid, cuyas puertas han quedado precintadas hasta una hora antes del comienzo del sorteo que, a partir de las 9.00, reparte más de 2.240 millones de euros en premios.

Una de las novedades del sorteo de este año es que muchos de los premios se podrán cobrar a partir de las 18.00 del mismo día 22 de diciembre, ya que en los puntos de venta se pueden satisfacer los premios de hasta 2.500 euros, mientras que para el resto habrá que acudir a entidades financieras.

Las ventas este año podrían sorprender, ha explicado a Efe el subdirector de Juegos de Loterías, Juan Antonio López, quien ha avanzado que se aprecia un cambio de tendencia respecto a los últimos años en los que hubo descensos.

"Hasta las doce menos cuarto de la noche se seguirán vendiendo, pero vemos que vamos a vender sensiblemente más que el año pasado", ha dicho el responsable de Loterías del estado, quien ha deseado que la suerte vaya hacia el que más lo necesite.

Las puertas que dan acceso a la sala en la que se celebrará el Sorteo Extraordinario de Navidad han sido precintadas esta tarde por el personal de Loterías y Apuestas del Estado, hasta su apertura a las 8.00 (7.00 GMT), una hora antes de que los bombos de la suerte comiencen a mover y repartir la suerte.

Los dos bombos, uno con las 100.000 bolas de los números y el otro con las 1.807 de los premios, también están listos sobre el escenario para repartir la lluvia de millones.

Será sólo un número de entre los 100.000, el agraciado con el Gordo dotado de 4.000.000 euros por serie (400.000 por décimo o 20.000 por cada euro premiado).

Los niños del colegio de San Ildefonso de Madrid, que llevan ensayando desde hace dos meses, realizaron esta tarde la última prueba antes de su estreno, mañana a las 9.00.

Antes de que comience el sorteo, cualquier persona presente en el salón, que abrirá sus puertas a las 8.00, podrá, siempre con autorización del presidente de la mesa, comprobar físicamente que está un número o premio determinado.

El Teatro Real es el escenario en el que se representa este popular acontecimiento por tercer año consecutivo y cientos de sitios se han reservado para los medios de comunicación acreditados para el evento.

Como el año pasado, se aplicará a la Lotería de Navidad la normativa fiscal, es decir, una retención del 20 por ciento de los premios superiores a 2.500 euros.

Las bolas que se usarán en el sorteo han sido fabricadas en madera de boj, todas ellas de idéntico peso y tamaño: tres gramos y 18,8 milímetros de diámetro, con los números y las letras grabadas por láser.

Serán trasladadas en una tolva -un gran embudo transparente- desde la que se volcarán en los bombos; el presidente ordenará voltearlos de forma reiterada y, minutos después, sobre las 9.00, los niños de la residencia-internado de San Ildefonso de Madrid comenzarán a cantar números y premios.

Las luces del escenario, con el lema "el Mayor premio es compartirlo", se han apagado minutos antes de las 20.00 y las puertas del Teatro real han quedado precintadas. Todo esta preparado para repartir la suerte.