Las niñas de la fortuna

Aya se ha convertido ya en el «hada madrina» de la lotería. El año pasado encandiló al público por su gracia al cantar los «miiiiiil euros».

Aya se ha convertido ya en el «hada madrina» de la lotería. El año pasado encandiló al público por su gracia al cantar los «miiiiiil euros».

Su particular y memorable forma de cantar «miiil euros» en el Sorteo del año pasado, ya anticipaba que la Lotería de Navidad y Aya Beb Hamdouch tenían un vínculo muy especial. Y así ha sido. A las 12:35 horas de la mañana de ayer, la pequeña Aya y su compañera, Carla García Villanueva, hicieron temblar el Teatro Real de la capital madrileña cuando el 03347 cayó del bombo y se convirtió en el 207º Gordo DE la historia de este mítico Sorteo, que ya se ha convertido en el pistoletazo de salida de la Navidad. Cuando presentaron los números al auditorio, Aya, entre dientes, le indicaba a Carla: «Dale la vuelta, Carla, dale la vuelta». Unos segundos después, una emocionada Carla solicitó un vaso de agua, a lo que Aya espetó: «Carla, no te lo bebas todo, que si no te haces pipí», dejando uno de los momentos más virales del día. Tanto que, cuando cantaron la deseada cifra de 4.000.000 millones de euros, los aplausos del público se fundieron con las lágrimas.

¿Y cómo lo celebrarían ustesdes si fueran los responsables de repartir semajante cantidad de dinero en más de 160 localidades? Aya, que tiene 10 años y que el año pasado fue «trending topic», lo tiene claro: «Lo voy a celebrar yendo a cenar una hamburguesa con mi familia». En cambio, Carla, que tiene 11 y que procede del humilde barrio madrileño de San Cristóbal de los Ángeles, explicó a los medios que «me gustaría que le haya tocado a personas a las que les vayan a embargar la casa, para que puedan utilizar el dinero para pagarlas».

Entre sus compañeros, estaban A. Malika, hermana de Aya. Chork, su madre, que sostenía en brazos a Noor, con chupete y a punto de cumplir un año mañana mismo. «Por eso, no vine la vez anterior», explicó. «Estaba casi de parto». Los apenas 500 euros que saca al mes dan para poco, por eso enviaba a sus hijas a la residencia de San Ildefonso. «Hace ocho días, Aya cogió anginas. Pero se ha recuperado muy rápido», dijo emocionada. Mientras tanto, su hija guardaba la emoción de haber cantado la combinación ganadora. «De mayor quiero ser cantante», se aventuró a decir, despertando la risa entre los asistentes. «Le gusta Maluma y Pablo Alborán», aseguró esta mujer marroquí, residente en el barrio de Barajas desde hace 13 años.

Igual que Carla que, tras acabar su «aventura», se sentía especialmente emocionada. Según confesó su madre, Noemí García, su hija «no quería levantarse de la cama». Posiblemente de los nervios. Aunque solo por la felicidad con la que ahora le mira, habrá merecido la pena.

Pero las dos no fueron las únicas en emocionarse al cantar el premio. Nerea Pareja fue la encargada de estrenar las tablas. Media hora después de que comenzara el Sorteo, la madrileña ya había cantado el segundo premio y dos quintos, el primero de ellos entre lágrimas, anticipando una jornada muy sentimental.

En especial, para su madre. María Jesús Martinez: «Me he emocionado al verla a ella llorando. Ha sido un momento muy bonito, que no olvidaremos nunca». Pero ésta no es la primera vez que Nerea reparte suerte, el año pasado cantó dos quintos y hace dos fue la encargada de dar a conocer el Gordo. Esta madrileña del barrio Chamberí es la mayor de cuatro hermanos. Y resulta curioso que este año en el sorteo estuvo de lo más acompañada. Su hermana Daniela estuvo con ella en el bombo de la primera tabla, al igual que su hermana Alejandra, que la acompañó en la sexta. Quizás sea eso de «sentirse como en casa» lo que ha hecho que esta pequeña de 11 años haya emocionado a todos los asistentes cuando ese madrugador quinto premio ha salido del bombo. Apasionada del fútbol y la danza, tiene claro que quiere ser de mayor: «Enfermera, para ayudar a las personas que tiene alrededor».

► ¿Te ha tocado? Descubre cómo invertir el «Gordo»

► Consulte aquí todos los premios