Actualidad

Muerto al ayudar a sus asesinos

El guardia civil Juan Lozano, que estaba libre de servicio, fue acuchillado en Don Benito cuando trataba de mediar en una pelea

El guardia civil Juan Lozano, que estaba libre de servicio, fue acuchillado en Don Benito cuando trataba de mediar en una pelea.

Uno o varios de los individuos que causaron la muerte al guardia civil Juan Francisco Lozano Díaz, de 50 años, en la localidad pacense de Don Benito, iban provistos de armas blancas con las que propinaron dos puñaladas, en el cuello y en costado, al agente fallecido. Llama la atención que quienes acuden a un pub en una noche de fiesta sientan la necesidad de portar este tipo de instrumentos, salvo que tengan «razones» para ello, ya que la mayoría de los ciudadanos no los llevan en ningún momento.

El agente, que se encontraba fuera de servicio, al percatarse de que se producía una situación anómala, de enfrentamiento entre diversas personas, no dudó ni un momento en intervenir para tratar de resolver el problema y evitar males mayores a los que participaban en la pelea.

El resultado fueron las cuchilladas que recibió por parte de unos individuos que, además, se dieron a la fuga en un automóvil de alta gama y que después «organizaron» su entrega a la Policía, conscientes de que no tenían a dónde ir tras el crimen que habían cometido. Fuentes de la investigación informaron que tres de los supuestos atacantes son los hermanos A., F. y O. G. L..

La Policía logró ayer localizar a uno de los agresores en una localidad próxima, tras lo cual los otros tres, a través de su abogado, decidieron entregarse en la Comisaría local, donde se van a practicar las diligencias antes de ponerlos a disposición judicial. Fuentes de la investigación señalaron que son tres hermanos,

Los hechos sucedieron a las dos de la madrugada del jueves. El guardia Lozano, que llevaba 20 años destinado en el cuartel de Zarauz, en Guipúzcoa, se encontraba en una zona de ocio de la Plaza de España de Don Benito.

Tras identificarse inequívocamente como agente de la Benemérita, intervino para mediar en la reyerta. Trataba de ayudar a un vigilante jurado con el fin de calmar los ánimos exaltados como consecuencia de una pelea que se había iniciado en el interior del pub «Boston».

Ya en el exterior, se produjo la agresión a Lozano, que fue asistido por una unidad medicalizada del Servicio Extremeño de Salud. Los sanitarios le practicaron la reanimación cardiopulmonar durante aproximadamente una hora pero no pudieron hacer nada para salvar su vida.

No hay constancia de que conociera a los agresores, según han informado los portavoces de la Policía Nacional y Guardia Civil. Según un comunicado la Delegación del Gobierno en Extremadura, los detenidos se personaron en la Comisaría de la Policía Nacional de la localidad tras las «intensas gestiones» realizadas por un abogado con distintos agentes policiales, encabezados por el comisario provincial de Badajoz, Juan María Cervera.

El agente muerto había nacido en Don Benito, donde reside parte de su familia y donde viajaba con frecuencia para disfrutar de días de descanso.

La Delegación del Gobierno felicitó a la Policía Nacional por el trabajo realizado, así como a la Guardia Civil y Policía Local por la colaboración prestada, a la vez que lamentó los hechos y trasladó su más sentido pésame a los familiares de la víctima.

El cuerpo del agente fallecido fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Badajoz, donde se le practicó la autopsia. Posteriormente, fue conducido al tanatorio Tanesa de Don Benito.