Abandona Rusia el último activista extranjero de Greenpeace detenido

Este domingo ha abandonado Rusia el activista polaco Tomasz Dziemianczuk, el último de los 26 activistas extranjeros de la organización ecologista Greenpeace que fueron detenidos en septiembre durante una acción de protesta contra la explotación del petróleo del océano Artico.

La propia organización ecologista ha confirmado la partida de Dziemianczuk, de 37 años, quien ha afirmado estar "muy contento". Sin embargo, el activista polaco ha recordado que el barco en el que viajaban cuando fueron detenidos, el 'Arctic Sunrise' continúa retenido por las autoridades rusas.

"Estoy muy vinculado emocionalmente tanto a la tripulación como al barco y para mí este caso no se cerrará hasta que el barco vuelva a Amsterdam", ha afirmado Dziemianczuk antes de salir de Rusia, según declaraciones difundidas por Greenpeace. El ecologista ha destacado que "este es sólo el gran comienzo de nuestra campaña del Artico".

Greenpeace ha anunciado su intención de pedir al Comité de Investigación ruso que facilite la entrega del buque y las pertenencias de la tripulación una vez concluya el proceso judicial.

El grupo, conocido como los 30 del Artico, estaba conformado por 28 activistas y dos periodistas de 18 países distintos que fueron detenidos en septiembre durante una protesta en una plataforma petrolera del Artico, propiedad de una filial de la petrolera rusa Gazprom.

En un principio, los 30 miembros de Greenpeace fueron acusados de piratería, aunque posteriormente se revisaron los cargos y se rebajaron a vandalismo. Finalmente fueron amnistiados por una ley promulgada por el presidente ruso, Vladimir Putin, con motivo del 20 aniversario de la Constitución rusa.