Bruselas quiere reciclar el 65% de los residuos urbanos para 2030

La Comisión Europea ha presentado este miércoles un paquete de medidas para facilitar la transición hacia una economía circular donde los recursos sean utilizados de una manera "más sostenible", entre las que incluye un objetivo común para toda la UE de reciclar el 65% de los residuos urbanos para 2030, según ha informado la Comisión Europea en un comunicado.

Además de este objetivo, Bruselas propone alcanzar un reciclaje del 75% en el caso de los residuos de envases y limitar al 10% de forma vinculante los residuos que pueden ser arrojados a vertederos. El horizonte temporal para ambas propuestas también es el año 2030. En la misma línea, defiende prohibir el vertido de recursos recogidos discriminando el material.

Por otro lado, el Ejecutivo aboga por simplificar y mejorar definiciones y armonizar los métodos de cálculo de tasa de reciclaje en toda la UE y establecer medidas para promocionar la reutilización y estimular la simbiosis industrial, así como incentivar económicamente la los fabricantes de productos verdes y apoyar sus mecanismos de recuperación y reciclaje.

De forma paralela, la Comisión Europea ha presentado un plan de acción durante su mandato que recoge medidas como la financiación de la economía circular con 650 millones del programa Horizonte 2020 y 5.500 millones de los fondos estructurales, acciones para reducir el desperdicio de alimentos, el desarrollo de estándares de calidad para materias primas secundarias, la revisión de la legislación de fertilizantes y estrategias para el tratamiento de plásticos y la reutilización del agua.

El Ejecutivo comunitario calcula que la puesta en marcha de una economía circular supondría un ahorro de 600 millones para las empresas europeas (el 8% de su facturación anual), la creación de 580.000 puestos de trabajo y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de 450 millones de toneladas al año.

Reinventar la economía”

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario, Frans Timmermans, ha destacado que este paquete de medidas trata de "reinventar la economía y generan ventajas competitivas sostenibles". "En esta era de la globalización con una demanda enorme, hay que ser circulares en el modo en el que producimos y consumimos, ni podemos solo usar el enfoque de fabricar, usar y tirar", ha expresado.

Además, Timmermans ha subrayado que Europa "no puede competir en costes salariales o en cuestión de recursos con otros países", pero que "con una eficiencia en los recursos, el liderazgo en las tecnologías ecológicas y una gestión moderna de los recursos"se puede "mejorar la competitividad, generar nuevas oportunidades comerciales y crear puestos de trabajo". A su vez, el vicepresidente de la Comisión Europea responsable de Crecimiento, Empleo e Inversión, Jyrki Katainen, ha señalado que estas propuestas "dan una señal positiva a aquellos que están esperando para invertir en la economía circular". "Hoy estamos diciendo que Europa es el mejor sitio para hacer crecer negocios sostenibles y amables con el medio ambiente y mejorar nuestra competitividad", ha afirmado.