Europa

Perros en la playa, con permiso del alcalde

Un perro disfruta de una zona de playa habilitada en el municipio alicantino de El Campello
Un perro disfruta de una zona de playa habilitada en el municipio alicantino de El Campello

Decía el escritor vallisoletano Miguel Delibes en su obra «Mis perros» que sus canes habían sido algo más que meros animales de compañía. Así piensan la mayoría de los dueños de los casi cinco millones de perros censados en España, según datos en 2009 de Anfaac. Quienes conviven con un perro no conciben la idea de separarse de sus mascotas durante el periodo estival. Sin embargo, si el «mejor amigo del hombre» pone una pata en la playa, puede suponer un asunto controvertido.

Aunque el litoral español está legislado por la ley de costas, cada municipio se encarga de elaborar las ordenanzas municipales en las que se determina si es legítimo acudir con los canes a la playa. Y en el caso de ser ilícito, las multas puede llegar a ser de hasta 5.000 euros. Aunque desde las asociaciones y protectoras de animales recuerdan que en muchos puntos se prohíbe la presencia de canes en horario de baño o durante la temporada, aconsejan a los dueños de animales revisar cuál es la postura de cada ayuntamiento en esta cuestión.

«Se deberían habilitar zonas pero no prohibirnos a quienes tenemos un animal poder ir con él al mar», destaca Arancha Sanz, portavoz de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid (SPAP).

En 2011, El Refugio llevó acabo en varios puntos del país la campaña «El perro es también nuestro amigo» para conciliar los derechos de usuarios de las playas y de amos. Además, Noemí Rodríguez, de la Asociación Nacional para la defensa de animales, y Sanz indican que también han secundado iniciativas similares.

Por el momento, en mayo se inauguró en Las Palmas de Gran Canaria un proyecto pionero en el archipiélago: el primer área para el esparcimiento, baño y ejercitación de estos animales en la playa de Bocabarranco. Mientras, en la Península, la situación es dispar. «En el norte de España y en Cataluña son más flexibles», asegura Sanz. «En las Islas Baleares, donde acuden bastantes turistas alemanes e ingleses, hay zonas habilitadas», añaden desde SPAP. Y una vez más, las miras están puestas en Europa.

Alemania, Inglaterra, Bélgica o Francia son alguno de los países de la zona euro donde consideran al perro como un animal de la familia y donde estas discusiones no tienen cabida. Sin embargo, en la localidad alicantina de El Campello, las riñas han estado a la orden del día. El ayuntamiento analiza habilitar un segundo trama de playa para mascotas al proponer el Ayuntamiento que un segundo tramo –que no supera los 100 metros– de cala rocosa para mascotas, un tema que ha suscitado polémica entre los vecinos. «Este municipio tiene 23 kilómetros de franja costera, con playas y calas de todo tipo. Tenemos potencial para diversificar nuestra oferta turística, de ocio y de actividad», señaló el alcalde, Juan José Berenguer, a Efe.