Un improvisado altar para la niña arrojada por la ventana en Vitoria

Alicia, la menor asesinada
Alicia, la menor asesinada

La niña de 17 meses a la que un hombre lanzó desde la ventana de un primer piso en Vitoria ha muerto en el hospital donde se encontraba en la UCI.

Los vecinos crean un improvisado altar en el lugar de los hechos. Velas, peluches y emotivos mensajes para recordar a la pequeña Alicia. La niña de tan sólo 17 meses que ha muerto en Vitoria después de ser arrojada desde un balcón. Conmoción en un barrio donde faltan palabras para condenar un asesinato terrible y lleno de incógnitas. Concentración silenciosa también en el ayuntamiento de la capital alavesa. Junto al Gobierno Vasco se comprometen a colaborar en la investigación de este terrible suceso que ha conmocionado a todos.

La niña de 17 meses a la que un hombre lanzó desde la ventana de un primer piso en Vitoria falleció ayer en el Hospital de Cruces (Vizcaya), según ha informado el centro hospitalario.

La niña presentaba un traumatismo craneoencefálico, hipertensión intracraneal refractaria y politraumatismos, por lo que estaba ingresada en la UCI pediátrica del Hospital Universitario Cruces, donde ha fallecido.

La madre, de 18 años de edad, y que fue agredida por el mismo hombre que lanzó a la niña desde la ventana de un primer piso, permanece estable en el mismo hospital.

Por su parte, el presunto agresor, un hombre de 30 años, permanece en observación en la unidad de Psiquiatría del Hospital Santiago.

Según fuentes policiales, el presunto agresor, D.G., que impartía desde hace tiempo clases en conservatorios de Vitoria como profesor sustituto, conoció a la madre de la pequeña la noche del domingo y decidieron subir a un piso de la céntrica calle Libertad, donde al parecer él tenía una habitación alquilada, para pasar la noche juntos. Hacia las tres y media de la madrugada la madre de la pequeña se despertó y comprobó que ni el profesor ni su hija estaban en la habitación, han relatado a Efe fuentes de la investigación. Por ello se puso a buscar a la bebé en otras estancias del piso compartido y encontró al hombre haciendo tocamientos sexuales a la pequeña, por lo que se puso a gritar y se inició una fuerte discusión entre los dos.

En medio de esa trifulca, que escucharon muchos vecinos, el profesor arrojó presuntamente a la pequeña desde la ventana del mirador del primer piso, a unos tres metros y medio de altura, y clavó a la madre un cristal en el cuello. El agresor, que también sufrió cortes en la cara, está detenido en la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Santiago de Vitoria.

Aunque en un primer momento el detenido reconoció al parecer que había abusado de la pequeña, posteriormente se ha negado a declarar ante la Ertzaintza.