Nuevas adhesiones a la propuesta de mostrar una ecografía a las mujeres que van a abortar

Una de las voluntarias de Derecho a Vivir muestra una ecografía a las puertas del Congreso
Una de las voluntarias de Derecho a Vivir muestra una ecografía a las puertas del Congreso

La iniciativa del diputado de UPN, Carlos Salvador, para que sea obligatoria la muestra de una ecografía del 'nasciturus', o concebido no nacido, antes de que la mujer decida interrumpir de forma voluntaria su embarazo, va ganando adhesiones. La presidenta del Gobierno de Navarra y de UPN, Yolanda Barcina, ha respaldado la iniciativa y explicó que no se trata de una propuesta personal sino que es una posición de grupo. "Es una iniciativa tomada desde hace tiempo por parte de nuestro partido y los argumentos son los que ha expuesto el diputado. Es una iniciativa más", señaló. Por su parte, la Plataforma Derecho a Vivir ha registrado este jueves una carta dirigida a los portavoces de los grupos del Congreso de los Diputados en la que les pide reunirse para que acepten la propuesta. Además, a las puertas del Parlamento, un grupo de ocho voluntarios de la plataforma ha repartido imágenes de ecografías en apoyo a la medida. La portavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, considera que el hecho de que una mujer vea la ecografía "del hijo que lleva dentro"en el momento en el que se está planteando si interrumpir o no su embarazo es fundamental porque se juega "con vidas humanas". En su opinión, esconder la realidad de lo que una mujer lleva dentro cuando está pensando si abortar o no es una actitud "interesada".

"No podemos comprender que alguien califique de atrocidad la propuesta de enseñar a la mujer la ecografía de su hijo y nos parece que sólo puede haber interés de tipo ideológico y fundamentalmente económico cuando se le quiere esconder esto a la mujer", ha subrayado. Es más, ha insistido en que la información que se da a una mujer que se plantea abortar "nunca será completa y veraz"si no se le muestra la verdad de lo que "lleva dentro", informa Ep. "Cualquier iniciativa en contra de mostrarle a la mujer la vida que lleva dentro siempre será una información sesgada, interesada y despreciar el derecho que la mujer tiene a una información total", ha reiterado.

De la misma opinión es el Foro de la Familia, cuyo presidente Benigno Blanco, ha asegurado que su asociación aplaudirá la reforma del aborto "si no hay cambios"en el texto previsto por el Gobierno, aunque entiende que "habrá que seguir trabajando"para lograr más modificaciones. "Foro aplaudiría la reforma pero dejando claro que no es nuestra reforma, porque lo que nos gustaría es que en España no hubiese ningún solo aborto. Pero quien da un paso en la buena dirección merece un aplauso", ha señalado Blanco en una rueda de prensa celebrada en la asociación.

Intención de derogar la ley socialista

Foro de la Familia prevé que antes de finalizar octubre o en el mes de noviembre a más tardar se produzca la reforma anunciada por el Gobierno, al tiempo que prevé que esta nueva ley sustituya a la anterior aprobada por el Gobierno socialista, y no la sustituya solo parcialmente. "Creo que su intención es derogarla", ha señalado.

En general, el Foro espera que el texto que llegue al debate parlamentario en el Congreso apenas registre cambios respecto a los avances anunciados por el Ejecutivo. No obstante, Blanco ha reiterado la necesidad de incluir dos puntos que "pueden suponer un cambio importante en la buena dirección". Así, ha exigido la derogación "absoluta"de la ley anterior del año 2010, ya que considera que "no tiene arreglo debido a su profundísima carga ideológica". Por otro lado, ha instado a "acabar con el fraude"de los requisitos para poder abortar, pidiendo la evaluación de un médico "profesional e independiente"de la salud pública para los supuestos previstos para abortar. En este sentido, ha recordado que desde el año 1985 hasta el año 2010, casi el 99% de los abortos se hacía alegando riesgo psíquico para la madre y se producían en clínicas privadas, mientras que con la nueva ley esa cifra se redujo en 2011 a tan solo un 2,7% del total de abortos.