La Policía alerta sobre llamadas comunicando falsos secuestros

Los supuestos secuestradores realizan llamadas por la tarde, desde teléfonos ocultos o con el prefijo 0056 (Chile)

La Policía Nacional ha alertado este martes de un repunte en los falsos secuestros virtuales, una modalidad de estafa telefónica de la que se han registrado más de 50 casos desde finales de enero, principalmente en la Comunidad de Madrid.

La Policía Nacional ha alertado sobre un nuevo repunte de llamadas comunicando falsos secuestros virtuales. Esta modalidad de estafa telefónica busca generar una situación de bloqueo y angustia en el interlocutor haciendo creer que un familiar cercano ha sido secuestrado y que será torturado si no paga de forma inminente un rescate.

La nueva oleada de llamadas sigue el patrón de las que fueron detectadas hace casi un año, cuando la Policía localizó a los miembros de esta trama en Santiago de Chile. Desde finales de enero de este año, se han registrado más de medio centenar de víctimas, principalmente en la Comunidad de Madrid, aunque se han comunicado intentos de estafa en distintas provincias de toda España.

El modus operandi sigue las mismas pautas: los supuestos secuestrados realizan llamadas generalmente por la tarde, entre las 16:00 y las 23:00 horas, desde teléfonos ocultos o con el prefijo 0056 (Chile), e intentando desde el primer momento intimidar a la víctima para que, ante su situación de nerviosismo, les facilite más información sobre el supuesto familiar secuestrado y hacer incluso más creíble la situación.

El objetivo de los estafadores es que ante frases como “mamá, estoy secuestrado” o “me quieren matar”, la víctima no pueda colgar parar comprobar la veracidad de los hechos y pague el rescate que oscila entre los 1.000 y 10.000 euros. Los investigadores han concluido que cuando una llamada les produce resultados positivos, los delincuentes continúan telefoneando números sucesivos. De esta manera se explica que numerosas víctimas se concentren en los mismos barrios o localidades. Los últimos teléfonos que han denunciado este tipo de llamadas comienzan por el 91 650 xx xx.

El fin de estos “falsos secuestros” es obtener un pago rápido por parte de los estafados. Los autores del delito prolongan la llamada durante el mayor tiempo posible para por un lado evitar que la víctima pueda corroborar la veracidad de la información y por otro conseguir que el pago se realice lo más rápidamente posible.

Los especialistas en secuestros y extorsiones de la Policía Nacional insisten: “desconfíe de este tipo de llamadas y contacte de inmediato con la Policía Nacional, a través de 091 o en cualquier comisaría, si recibe una de estas comunicaciones desde un número privado o desconocido”.