Prisión para el exgerente del club de voleibol Murcia por la muerte de los holandeses

Tres jueces y forenses de España y Holanda, junto a policías de Murcia, Valencia y Madrid, tratan de desentrañar todos los porqués de la trágica desaparición y posterior hallazgo, ya muertos, de Ingrid Visser y de su pareja, Lodewijk Severein. Hasta el momento, hay tres detenidos: J.C., ex gerente del Club Atlético Voleibol Murcia y dos individuos rumanos.

El delegado del Gobierno en Murcia, Joaquín Bascuñana, confirmó ayer que las pruebas de ADN que el juzgado holandés había solicitado a la familia de la pareja holandesa, cuyos cuerpos se hallaron enterrados tras estar 15 días desaparecidos, «han llegado a Madrid». Hasta el momento, hay tres detenidos: se trata del español J.C., ex gerente del Club Atlético Voleibol (CAV) Murcia 2005; y los dos individuos rumanos, presuntos autores materiales.

Aún no está certificada la identidad de los cadáveres que se hallaron en una finca de la pedanía murciana de Alquerías este domingo, aunque Bascuñana ha asegurado que se está convencido de que se trata de Ingrid Visser y Lodewijk Severein, a falta de confirmación de los expertos forenses.

En concreto, los laboratorios de la Dirección General de la Policía en Madrid se están haciendo »tres tipos de pruebas y si la prueba con la piel da positiva, será la primera y más rápida y se tendrá inmediatamente la confirmación total».

«Se están haciendo ya esas pruebas en diversas partes del cuerpo y en diversas partes de los cuerpos para confirmarlo y esperemos que hoy o mañana, como muy tarde, se tenga el resultado», ha subrayado.

La razón del por qué se están realizando pruebas de ADN se debe a que «la situación de los cuerpos lo requiere en estos momentos», ante la imposibilidad de obtener una huella digital por estar presuntamente descuartizados.

Bascuñana ha recordado que «se hizo una primera prueba de ADN puesto que la Policía Nacional se la pidió a los familiares cuando estuvieron en Murcia, pero ha sido el juzgado holandés el que ha solicitado que se volvieran a hacer y ayer se remitieron estas pruebas y hoy han llegado a Madrid».

Igualmente, se están analizando «algunos objetos» que se encontraron en la casa de Molina de Segura, circunstancialmente alquilada por uno de los tres detenidos implicados en este doble crimen. El objetivo es «analizar más a fondo algunos temas, que la Policía quiere pensar que tienen a todos los que actuaron en aquella casa».

Bascuñana ha apuntado que la investigación «está todavía abierta y cualquier objeto o muestra que se pueda tener será positivo».