«Se ha empezado a cumplir la voluntad de Andrea de no seguir sufriendo»

Padres de Andrea
Padres de Andrea

La madre de Andrea ha querido compartir en redes sociales su estado de ánimo y el de su hija. Así, manifestó que «ayer –por el lunes– se empezó a cumplir la voluntad de su hija de no seguir sufriendo».

Estela Ordóñez escribió unas líneas en su perfil de Facebook después de llegar a un acuerdo con el hospital para la retirada de la alimentación que, «como dije ayer, esta sería una semana y ya puedo asegurarlo». La madre de Andrea agradece y afirma «que le tranquiliza mucho», que «profesionales como el juez y el forense» no hayan dejado este caso de lado y «decidieran no cerrar el caso y tener un conocimiento exhaustivo de que se cumple lo dicho por el hospital». Además, señala que, además de tratar el caso, son los profesionales los que han respaldado a la familia de Andrea en su propuesta de acabar con el sufrimiento de su hija.

Estela afirma que está preparada para la despedida de su hija porque se siente apoyada. «Con respecto a la Justicia me siento muy respaldada, algo importantísimo psicológicamente para poder acompañar a mi princesa en sus últimos días o semanas».

No deja de lado los apoyos que la sociedad le muestra en una red social como Facebook, tanto a su hija como su familia. Por eso quiso agradecer a través de un mensaje «la divulgación, comprensión, apoyo y cariño» en el tema de la salud de su pequeña.

También apunta que «es triste tener que haber llegado a esta situación, de verme en la tesitura de luchar hasta en la despedida de ella, después de tantos años intentando hacer lo mejor posible para que fuera lo más feliz posible». Y es que desde sus pocos meses de vida, la madre de Andrea luchó para que su hija, a pesar de que no pudiera mover ni comunicarse, estuviera lo más contenta posible.

Ahora, Estela Ordóñez no se echa para atrás en su decisión, y subraya que «no se arrepiente de su actuación». Además, asegura que lo único que ha hecho ha sido ayudar «a no fallar a mi hija» y «luchar por sus derechos para que estos se empezaran a cumplir».

«Muchísimas gracias desde lo más profundo de mi alma» concluye el mensaje viral colgado en su perfil de Facebook, volviendo agradecer a todos su apoyo.

Hay que recordar que la pequeña sufre desde los ocho meses una enfermedad neurológica crónica irreversible, probablemente un Síndrome de Aicardi-Goutiéres, que provoca una grave afectación funcional que le impide hablar, caminar y utilizar sus miembros. En los últimos días, Andrea empeoró, sufría fiebres altas, continuos vómitos y fuertes dolores, lo que llevo al juez y a los médicos del servicio de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) a cambiarle la medicación. Andrea, que se alimentaba con una sonda que iba directamente a su estómago –gastrostomía–, ya no es nutrida y recibe una sedación. Sólo recibe una «hidratación mínima» necesaria para este proceso y que la permita sufrir lo menos posible.