El smartphone que plantará cara a Apple y Samsung

Google lanza un nuevo modelo de Nexus, su primer teléfono inteligente, que goza de calidad y un diseño muy logrado.

Cada nueva versión de Android trae, por parte de Google, el lanzamiento de un nuevo modelo de Nexus. En este caso se trata del 6P, que llega con Android 6.0 Marshmallow y será el primero. En lo que a especificaciones se refiere, es un smartphone con una pantalla de 5,7 pulgadas (1256 x 1440 píxeles) y doble flash LED. En el interior, su cerebro trabaja con un procesador Snapdragon 810 v2.1 de Qualcomm (3 GB de memoria RAM y tres opciones de almacenamiento interno, 32, 64 y 128 GB) y una batería de 3.450 mAh.

La cámara trasera tiene 12,3 megapíxeles y la delantera 8. Una batería de 3.450 mAh y conectividad con puerto USB 3.1 tipo C. También cuenta con un efectivo y rápido lector de huellas.

El Nexus ha sido fabricado por Huawei, un modo bastante claro de premiar a la firma china por convertirse en el tercero en el mercado de smartphones, detrás de Apple y Samsung. Pero está hecho bajo el mando de Google, lo cual garantiza calidad y un diseño muy logrado, aunque no destaca en ello. De hecho, la mayoría de las marcas son muy conservadoras en cuanto al diseño y son muy pocas las que se atreven a romper el molde rectangular, excepto por algunas ligeras curvas. Sí hay que destacar que es un poco más pequeño que el Nexus 6, lo cual es de agradecer: es más fácil de maniobrar y con una sola mano se puede controlar.

También el peso (unos 178 gramos) y los materiales (aluminio) le dan un carácter más sólido al equipo.

El Nexus 6P llegará a España en una semana aproximadamente en negro, blanco y plateado por un precio aproximado de 650 euros.

A favor

Por fin Google ha dado un golpe en la mesa del mercado de los smartphones. Y uno con autoridad. En el primer apartado responde con seriedad y efectividad a las quejas sobre sus cámaras y ahora se equipara con las mejores del mercado. La frontal de 12 MP y la «lente selfie» de 8MP van acordes con la velocidad del procesador.

-La batería, de 3.450 mAh, es casi el doble de la del iPhone (1.715 mAh) en cantidad de amperios por hora (menos frecuencia de carga a idéntico uso) y bastante mayor que la del Galaxy S6 Edge, de 2.600 mAh. Esto no significaría un verdadero avance si no fuera porque el Nexus 6P se carga muy rápido (uno de los más veloces del mercado) y su software es muy efectivo en la gestión de las aplicaciones.

-El lector de huellas, ubicado en la parte trasera, es de uso muy intuitivo. De hecho, de forma natural, es lógico cogerlo y poner el índice allí. Falta educar el dedo para que lo haga y no utilice el botón frontal para ello. Su uso ahorra mucho tiempo entre desbloqueo y marcación de códigos. Y puede convertirse en una herramienta imprescindible para gestionar pagos a través del smartphone.

-El conector USB 3.1 es de ida y vuelta, permite cargar del y hacia el móvil. Y funciona.

-La configuración. El nuevo Android no precisa un doctorado en ingeniería para cambiar los ajustes. Por ejemplo, aquellos ajustes que saltaban automáticamente cada vez que se abría un enlace y debíamos decidir qué app lo hacía, quedándose así para siempre. Cambiar esa configuración ya es muy sencillo.

-Now on Tap, el gran acierto de Marshmallow. Esta característica es el «metateléfono» o el smartphone más allá de sí mismo. Se trata de un escáner de pantalla que identifica lo que está ocurriendo y brinda información y accesos adicionales. Si estamos enviando un mensaje y presionamos el botón de inicio de forma sostenida, nos brinda información sobre el restaurante del que hablamos, mapas y hasta el teléfono para hacer una reserva.

En contra

A veces avanzar significa dejar cosas en el camino. Y equivocarse, según algunos. El Nexus 6P ya no tendrá carga inalámbrica, como las versiones anteriores, eso significa que los usuarios que tengan un cargador Qi ya no podrán sacarle partido.

El USB 3.1 tipo C es bastante «quisquilloso», al menos por ahora. Los usuarios que tengan este teléfono no encontrarán demasiados accesorios.

La parte posterior del móvil, donde se encuentran la cámara trasera y la antena, sobresale un poco, lo que le da una apariencia un poco extraña y visualmente molesta, casi como las líneas blancas de los nuevos iPhone.

La ubicación del nuevo sensor de huellas, aunque ergonómicamente perfecta, impedirá el uso de muchas fundas diseñadas sin tener en cuenta este dispositivo, una pena debido a su rapidez.

Otra desventaja son las apps. Apple tiene una política para desarrolladores muy restrictiva, Google no. Pero eso hace que en muchos modelos de teléfonos la misma app utilice diferentes botones para una misma función. Esto es una de las bazas que impiden aprovecharse de todo el potencial de cerebro del nuevo Nexus.

Pero el gran obstáculo de este teléfono es Now on Tap: no siempre funciona correctamente, a veces no da ninguna información y otras simplemente parece que dijera lo primero que le viene a la mente. Y esto, que le hacía tan especial, al último modelo lo deja en un quiero y a veces no puedo.

Conclusiones

El Nexus 6P tiene todo para convertirse en un serio adversario de Apple y Samsung: el cerebro, el cuerpo y la actitud, sólo le falta tiempo. Ese ingrediente le permitirá obtener más datos para que Now on Tap funcione como se espera de él y se convierta en imprescindible, y para que los desarrolladores saquen partido de la potencia del aparato.