Tendencia positiva

Análisis

La Razón
La RazónLa Razón

–Hemos mejorado, pero tenemos menos alumnos excelentes que la OCDE. ¿A qué se debe?

–España ha dedicado gran parte de su esfuerzo a elevar el nivel de su alumnado más rezagado con el fin de promover la equidad. De hecho en la edición de PISA 2015 España obtiene por primera vez una proporción de alumnos rezagados inferior a la OCDE en las tres competencias. Sin embargo, nuestro sistema tiene cierto margen de mejora a la hora de desarrollar el máximo potencial de los alumnos con talento, y se ha de elevar el alumnado con nivel excelente a estándares internacionales. Para lograrlo, la personalización del aprendizaje es clave, así como dar a cada alumno lo que requiere para llevarlos a su máximo potencial (también a los excelentes).

–¿Cuántos cursos académicos hemos mejorado?

–Según PISA, la diferencia de un curso académico está en unos 40 puntos. En PISA 2015 hemos aumentado 8 puntos en Lectura y 4 en Matemáticas. En Ciencias hemos bajado 3, pero esta bajada no es estadísticamente significativa; es decir, se puede decir que estamos como en 2012. Este aumento de puntuación puede no parecer muy amplio, pero los cambios en educación son graduales. Lo importante es que la tendencia es positiva. Esto es especialmente importante cuando en muchos países de la OCDE sucede lo contrario.

–¿Por qué en España hay más tasa de repetición?

–Durante muchos años se ha considerado una medida eficaz para combatir el fracaso escolar. Sin embargo, la participación en evaluaciones internacionales como PISA y TIMSS ha puesto de manifiesto por una parte que los alumnos repetidores obtienen resultados inferiores a aquellos que no han repetido, lo cual indica que la repetición no está ayudando a recuperar a estos alumnos, y por otra parte que en España el 58% de los repetidores se ubican en los niveles del dos en adelante en la escala PISA, es decir, superan la prueba. La evidencia, por tanto, invita a recomendar la revisión de las políticas de repetición de curso en la enseñanza obligatoria. Los profesores han comenzado a ser conscientes de esto, y de hecho, la tasa de repetición se ha reducido del 34% en 2012 a 31% en 2015 y se espera que disminuya en los próximos años.

* Responsable del Instituto Nacional de Evaluación Educativa