Tratamiento de última generación para más de 40.000 enfermos de Hepatitis C

Virus de la hepatitis C
Virus de la hepatitis C

40.380 pacientes de Hepatitis C han recibido tratamiento en España desde el 1 de enero de 2015 con los medicamentos más novedosos para combatir la enfermedad, gracias al Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C.

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, se ha reunido con los expertos que forman el Comité Científico Asesor para analizar el primer año de implantación del Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C en el Sistema Nacional de Salud. Este programa prevé que reciban el tratamiento unas 52.000 personas. El comité asesor ha concluido en la reunión que se están administrando los medicamentos a buen ritmo y ha valorado positivamente las implicación de las Comunidades Autónomas y de los profesionales sanitarios.

Este plan, pionero y único, ha supuesto que España haya sido uno de los primeros países de la Unión Europea en incorporar los medicamentos de última generación. El Ministerio de Sanidad puso en marcha el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C hace un año con el objetivo de garantizar el acceso a los nuevos tratamientos a todos los pacientes que lo necesiten en todas las Comunidades Autónomas. En 2015, 38.067 pacientes recibieron el tratamiento en España, a los que se suman los 2.322 que lo han recibido en enero de 2016. En total, 40.389 pacientes tratados desde el 1 de enero de 2015, cuando el proyecto contempla que lo reciban unas 52.000 personas.

En cuanto a la financiación de estos fármacos, el Ministerio de Sanidad y el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas establecieron con las Comunidades Autónomas un plan de financiación que garantiza que los pacientes de Hepatitis C que indiquen los médicos reciban los nuevos antivirales. La negociación con los laboratorios farmacéuticos proveedores de estos nuevos fármacos incluyó, por primera vez, fórmulas de financiación a través del establecimiento de un techo máximo de gasto conjunto, gasto máximo por paciente, y un acuerdo precio- volumen.