Un nuevo juicio, la siguiente batalla de Pablo Ibar

"Ha sido gracias a España por lo que estamos ahora aquí", indica la esposa de Pablo Ibar tras la anulación del primer juicio

"Ha sido gracias a España por lo que estamos ahora aquí", indica la esposa de Pablo Ibar tras la anulación del primer juicio.

Se miraron de manera diferente cuando se vieron el sábado en el penal de Florida de Raiford, en Starke, en el norte del estado. Se abrazaron. Se besaron. Se le cayeron las lágrimas. Incluso, el guardia de seguridad que les vigila se emocionó y el resto de los reclusos les miró con satisfacción, según relata Tanya Ibar a LA RAZÓN de su primer encuentro, tras el anuncio por parte del Tribunal Supremo de Florida de la anulación de la sentencia de muerte dictada a Pablo Ibar en 2000, por la que fue condenado por triple asesinato del dueño de un club nocturno Casimir Sucharski, de 48 años, y dos modelos, Sharon Anderson y Marie Rogers, de 25 años.

Todo fue diferente al resto de visitas. Incluso, no le hicieron casi esperar para ver a Pablo Ibar, que ya estaba en la sala cuando Tanya entró. No sabe precisar el qué exactamente pero algo había cambiado. Algo era diferente al resto de los sábados.

Todos saben el largo camino recorrido por Pablo Ibar, de 44 años, hasta conseguir un nuevo juicio. Todavía así, se espera que la Fiscalía apele la decisión. Tienen 15 días para hacerlo, y entonces Ibar tendría que esperar otros cuatro meses. Entonces, empezaría la suguiente batalla: Un nuevo juicio.

"Muy emocionado me dijo: "Lo hemos conseguido, lo hemos conseguido", relata Tanya Ibar a este periódico de las primeras palabras que le dijo el español. "A veces lloraba. A veces sonreía. No sabíamos qué hacer", explica de esos momentos. Todos querían verle.

Una vez pasada la euforia, se sentaron para hablar del futuro. La mala práctica del primer abogado de Ibar fue determinante para llevarle al corredor de la muerte. "Ha sido gracias a España por lo que estamos ahora aquí. Sin España no hubiésemos podido pagar los servicios de Benjamin Waxman, que ha costado entre medio y un millón de dólares", indica la esposa de Pablo Ibar en referencia a la campaña de recogida de donativos que ha llevado a cabo la Asociación contra la Pena de Muerte de Pablo Ibar en España. Han pasado casi dos años desde que Waxman, que se hizo con el caso en 2006, apelase ante el Supremo de Florida. Entonces, insistió en que Ibar tuvo un juicio defectuoso. "Hay piezas vitales de prueba que el jurado necesita ver y evaluar", mantuvo en clara referencia a la poca fiabilidad del vídeo borroso, grabado por las cáramas de seguridad del dueño del club, utilizado como prueba determinante contra Ibar. "Ha sido un proceso muy largo -Ibar lleva preso 22 años-, y fue gracias a Waxman cuando todo empezó a cambiar. Pero, el sistema aquí es así. No importa mucho lo que haya ocurrido siempre y cuando se tenga un buen abogado", reconoce Tanya Ibar, la cual adelanta a este periódico que para el nuevo juicio buscarán un abogado experto en ese tipo de procesos. "Mantendremos a Waxman como asesor, debido al conocimiento que tiene del caso. Pero, tenemos que buscar a otra persona experta en juicios, que puede costar también una gran suma de dinero, que la mayoría de la gente no suele tener a mano", relata de cómo se preparan para la nueva defensa de Pablo.

Pablo Ibar ya sabía que se tenían que pronunciar sobre su caso pronto. Sobre todo después de la decisión que tomó el mes pasado el Tribunal Supremo de Estados Unidos al declarar inconstitucional el sistema de pena de muerte de Florida al otorgarle excesivo poder a los jueces en detrimento del jurado. "¿A qué están esperando?", recuerda Tanya que le preguntaba su marido durante las últimas visitas después de conocerse la decisión del Alto Tribunal. Sabían que tenía que influir en algo. Sobre todo después de las circunstancias de su caso.

La metodología para imponer la pena de muerte en Florida, junto con Alabama y Delaware, donde no se requiere un veredcito unánime del jurado para sentenciar a un condenado a la pena capital viola la Sexta Enmienda. La misma estipula que los defendidos tienen derecho a un jurado imparcial. Todavía así, la decisión del Alto Tribunal se tomó bajo la premisa de que los jueces de Florida tienen demasiado poder en un estado conservador, donde la pena de muerte se utiliza como ejemplo de la tolerancia cero contra el crimen.

Durante el mandato del actual gobernador Rick Scott, se han llevado a cabo 23 ejecuciones de presos condenados a muerte, un número récord de aplicaciones de la pena capital. Mientras, el anterior, hermano del ex presidente Geroge W. Bush y actual candidato republicano a la presidencia, Jeb Bush firmó 21 ejecuciones.