Una guardería veta a una niña con una deformidad en el cráneo porque "podría asustar a otros niños"

Las autoridades se han puesto a trabajar para que reciba la atención necesaria y encuentre una casa para pasar el invierno

Sofya Zakharova
Sofya Zakharova

Sofya Zakharova nació con una deformidad en el cráneo y varios de sus dedos de sus manos y sus pies unidos. Necesita interactuar con otros niños para no frenar su desarrollo mientras espera a que la operen.

Una guardería le ha prohibido la entrada a una niña de dos años que padece una extraña enfermedad por temor a que asuste a otros niños. Sofya Zakharova nació en la República rusa de Bashkortostán con una deformidad en el cráneo y varios de sus dedos de sus manos y sus pies unidos. Sus padres, Svetlana y Rasul, la llevaron a varios especialistas que médicos les dijeron que la niña necesitaría someterse a varias cirugías antes de poder jugar. Hasta que llegara el momento, les recomendaron que interactuara con otros niños de su edad para que su desarrollo no se viera afectado. Así, los padres, una familia humilde que vive en una casa sin agua ni luz, decidieron llevarla a una guardería. Sin embargo, no obtuvieron la respuesta que ellos esperaban. El centro infantil se negó a aceptarla porque podría asustar a los niños del centro y les instaron a volver a llevarla una vez que fuera operada para cambiar su apariencia.

Sofya sufre una condición poco común que los médicos no han sabido diagnosticar. Su cráneo y su frente son más anchos de lo normal y algunos de los dedos de sus manos y sus pies están fusionados. La familia lleva tiempo esperando a que la niña sea operada, pero el la cirugía ha sido pospuesta varias veces.

El caso llegó a oídos de la organización benéfica local Rainbow of Goodness, que contactó con la familia y comenzó a presionar al centro para que admitiera a la niña. Pero la postura de la guardería es inflexible y se niega a aceptarla. Svetlana explicó que le dijeron que antes de admitirla tendría que operarse, "De esta forma, podrá ingresar a la guardería como un chico normal".

Según informan medios locales, las autoridades han decidido tomar cartas en el asunto y han abierto una investigación para saber cuales son las razones esgrimidas por el centro para prohibirle la entrada y para saber por qué Sofya no ha recibido la atención médica necesaria hasta ahora. Así, la psicóloga educativa Ekaterina Belan afirmó que "Cuanto antes pueda interaccionar con otros niños, más fácil será para ella enfrentar las condiciones en las que vive y crece. Cuantas más interacciones tenga, más fácil será para ella aceptarse a sí misma".

El jefe de la República de Bashkortostán, Radiy Khabirov, salió a dar explicaciones e informó de que los funcionarios habían visitado a la familia y que las autoridades estaban buscando un apartamento para que no pasen el invierno en una casa fría. "Entiendo que si no fuera por la intervención de Rainbow of Goodness, no se habría tratado este asunto, celebrado reuniones ni buscado un hogar para ellos. Está claro que se ha producido una violación de los derechos de la niña y de sus padres y ahora habrá que hacer un análisis legal adecuado. Seguiré personalmente el caso para asegurarme que se hacen las cosas bien", concluyó.