El que no corre vuela

Aquí encontrarás los «gadgets» con los que podrás cumplir uno de tus propósitos de año nuevo: salir a correr.

Los que corremos desde hace más de 10 años hemos visto cómo las modas van cambiando y las tendencias llevan a muchos a introducirse en uno u otro deporte. Ocurrió con el baloncesto, con el pádel, el tenis y ahora le toca a correr, perdón, al «running». Que es lo mismo, pero con más colores y unos 500 gramos más de peso en tecnología y parafernalia de vestuario. Si bien hay que reconocer que algunos dispositivos hacen la vida más fácil y hasta divertida, hay otros, como las medias de comprensión, que pisan fuerte...pero no dejan huella. De hecho los estudios científicos que se han realizado sobre ellas no demuestran un incremento en el rendimiento y los pocos que sí lo hacen, o han sido financiados por alguna marca o no se han utilizado otros sistemas para comparar los datos finales. Hasta que no vea esos resultados o a los atletas etíopes o keniatas llevar los calcetines de Tutankamón, no los compraré. Hasta entonces, aquí van algunas sugerencias que sí demostraron utilidad.

El laboratorio del cuerpo

El BSX es un «gadget» para deportistas avanzados o con ganas de probar nuevos retos. Básicamente es un pequeño laboratorio a nuestros pies. Se trata de una pequeña banda con un lector óptico que dictamina el nivel de oxigenación de la sangre, lo que les permite, según aseguran en BSX, identificar la cantidad de ácido láctico en la sangre. Esta información es «traducida» y enviada a una app que permite crear los ejercicios más adecuados para incrementar el rendimiento y mejorar la recuperación.

A sus pies

Hay calcetines que sí han demostrado utilidad y provecho. Aunque hay que ser muy fanáticos o propensos a las lesiones para llevarlos. Se trata de los Sensoria Fitness Smart Socks. En el interior del tejido esconden diferentes sensores que miden la cadencia y distancia del paso con una exactitud envidiable. Lógicamente memorizan la distancia, pero también señalan posibles problemas de apoyo que permiten descubrir la razón que se esconde detrás de una lesión o una fatiga constante (más allá de la obvia relacionada con correr 10 kilómetros seguidos). Toda esta información la vuelcan en una app muy sencilla de comprender.

Ésta es mi muñeca

Pese a todo, hay quienes necesitan saber cuánto han recorrido hasta el momento, cuánto les queda y qué hora es... Para gustos, colores. En ese caso el Garmin Forerunner 920XT tiene una gran virtud, muy útil en las carreras: permite regular el paso para cumplir el tiempo mínimo deseado. Gracias al GPS avisa si el ritmo es el adecuado, si uno va sobrado o si debería desprenderse de él para ir más ligero. Lo mejor es que sus botones son lo suficientemente grandes como para no liarse en medio de la marcha.

A moverse

Hay una infinidad de pulseras deportivas, «smartwatches» y otras rarezas que registran diferentes datos biométricos, posición, distancia recorrida, etc. Pero la verdad, uno de los más efectivos es el Moov Now. Por varios motivos. El primero es que no es un reloj, más bien parece un «panal de abejas de pulsera y de luto». Pero es como llevar al capitán de «Oficial y Caballero» en la muñeca alentándote todo el tiempo: «¡Un poco más!; No golpees contra el suelo tan fuerte, puedes lesionarte; ¡Has recorrido tu distancia máxima!; ¿Te atreves a ir más rápido?» y así. Por si fuera poco es sumergible (y en el agua cuenta los largos, el estilo y las brazadas) su batería dura meses y hasta permite trabajar sincronizando su app con la televisión.

No hay excusa

Nunca debería haber una buena razón para no leer. Y correr tampoco debería ser una de ellas, al menos cuando se haga en la cinta. Aunque Run-n-Read no aumenta el desempeño, sí resulta una curiosidad que probablemente vea la luz. Básicamente se trata de un pequeño sensor que se coloca en el pecho y se sincroniza con el e-book para que el texto se mueva igual que nosotros al correr, de este modo, aseguran quienes lo han usado, se evitan mareos y es posible unir lo mejor de dos mundo: el deporte y la cultura... Nuestra recomendación: los «hipsters» podrían ponerlo de moda.

Éste sí es un buen truco

Lo primero y fundamental, antes de hacerse con un XBionic The Trick (ya explicaremos qué es) es necesario consultar a un médico. No es broma. Esta prenda de vestir parece una camiseta o mono (según el modelo) normalito para los tiempos que corren. Pero esconde un truco, de ahí su nombre: detecta el movimiento y comienza a calentar la columna para desencadenar la respuesta de transpiración y así «refrescar» nuestro cuerpo más rápidamente. Esto permite que no se desperdicie energía en otros recursos. El único obstáculo es que hay que estar en buena forma para utilizar y tener mucho, mucho cuidado con la deshidratación.

Para después

Una parte fundamental de salir a correr es estirar los músculos al terminar. Esto permite disminuir la sobrecarga, recuperarse más rápido y evitar estar agarrotado al día siguiente. Para quienes el deporte sea algo muy serio, una buena opción es The Vyper, una pequeña almohadilla cilíndrica que combinando presión y vibración relaja los músculos y aumenta la circulación en la zona. Es pequeña, portátil y efectiva.