Las plataformas educativas cambian el modo de dar clase

Alrededor de 4000 centros educativos ya las utilizan, integrando con ellas todas sus necesidades: gestión, comunicación y aprendizaje

Una de las nuevas plataformas aplicadas en el ámbito escolar
Una de las nuevas plataformas aplicadas en el ámbito escolar

La transformación digital es ya una realidad en las escuelas, basada en cuatro patas -robótica educativa, impresoras 3D, pizarras

interactivas y el Internet de las cosas- que hasta hace poco parecían coto privado de los centros educativos más elitistas. La mejor prueba de ello son las plataformas que han ido surgiendo, centradas en la explotación al máximo de la nube.

De hecho, según un estudio realizado por SM, alrededor de 4.000 centros ya las estén utilizando. Según datos de Alexa y SimilarWeb, estas plataformas se sitúan entre los primeros puestos en la categoría de educación. En el caso de Educamos, plataforma líder en el sector, se alcanzaron más de seis millones de visitas en junio en tráfico web, según Google Analytics.

La aparición de diversas apps en el sector ha mejorado la interacción entre los distintos miembros de la comunidad educativa. Según Jorge Urrutia Barañano, director general del Colegio Egibide de Vitoria, “permite una comunicación digital fluida y a tiempo real entre educadores y familias. Ha supuesto una inmediatez en el mensaje”.

Además, alrededor del 40 % de los accesos a las distintas plataformas se hacen ya desde tabletas o smartphones. Según Magí Almirall, director de Educamos, estas apps tienen la virtud de borrar barreras físicas. «Es una nueva forma de trabajar mucho más colaborativa y sencilla, que ahorra tiempo y recursos y permite recibir la información en tiempo real, estés donde estés y desde cualquier dispositivo. El futuro de la tecnología en la educación se encuentra en la nube, lo que permitirá conectarse e interactuar desde cualquier tipo de dispositivo”, destaca.

Estos avances se producen, a juicio de los expertos, en tres niveles. Por un lado, la relación con las familias, ya que se permite el intercambio de información con las familias para implicarlas en el día a día de la educación de sus hijos. Además, hay una mejora en el aprendizaje, que proporciona una mayor oferta de soluciones para el profesorado, introduciendo recursos digitales en las aulas, para hacer las clases más atractivas y eficaces, y permitiendo que los alumnos se formen en las capacidades a las que tendrán que enfrentarse el día de mañana.

En este sentido, esta nueva forma de trabajar incorpora herramientas como el Entorno Virtual de Aprendizaje, donde cada profesor puede añadir los recursos que considere oportunos, y las Secuencias de Contenido, con metodologías innovadoras en la línea del trabajo colaborativo, inteligencias múltiples, etc.

Por último, se reducen los errores en los procesos de gestión, al aprovecharse al máximo las ventajas de tener un dato único.