Tecnología «Made in Spain»

La industria española tiene algunos de los mejores y más competitivos productos del mercado tecnológico a nivel mundial.

Ya sean smartphones, gafas de realidad virtual o wearables, España tiene sobresalientes ejemplos de diseño, prestaciones y calidad, capaces de competir entre los mejores del mundo. Es cierto que muchos de ellos se fabrican en otros países, principalmente China, pero todo el proceso previo, desde la concepción hasta la puesta en marcha, la idea y los requisitos necesarios, es producto de cerebro y esfuerzo español. No siempre tienen el mismo poder que marcas internacionales para realizar campañas publicitarias, pero sí se erigen como productos altamente competitivos, entre los mejores, en su relación calidad -precio. Y entre ellos seleccionamos los mejores en cada área.

David contra Goliat

En el amplio mercado de las cámaras de aventura que ahora nos podemos encontrar, las Go-Pro son el referente. Por la calidad y las prestaciones que ofrece, es lógico. Pero no es exclusivo. Hay otras opciones que sin tener la misma calidad sí pueden ser una alternativa muy digna para quienes no sean profesionales del vídeo y quieran darle un uso recreativo. La Energy Sport Cam Play, de Energy System, tiene unas medidas convencionales para este tipo de cámara, graba en alta definición en 1.080, su gran angular permite una visión de hasta 127º, se pueden tomar fotografías con en modo temporizador, ráfaga o timelapse y, entre los accesorios «de serie», figuran una carcasa sumergible (hasta 5 metros), un cabezal basculante y un soporte adhesivo y otro para moto o bicicleta.

Para verte mejor

Las Googles Glass querían convertirse en el icono de la experiencia interactiva, pero demasiados obstáculos y, probablemente, un vuelo demasiado alto (apuntar a demasiadas cosas al mismo tiempo) tuvieron un efecto ícaro y cayeron estrepitosamente.

Y entonces aparecieron las Weon Glass. Para quienes no estén acostumbrados a usar gafas (graduadas o del sol) puede que no sea una tecnología que facilite o agilice la vida diaria, pero quienes sí las llevan tendrán un aliado al alcance de los ojos. Estas gafas inteligentes interactúan con el smartphone o tableta mediante Bluetooth. De este modo es posible recibir notificaciones de mensajes (de redes sociales, SMS, WhatsApp, mail, etc.) de forma discreta, mediante un LED en el interior de la patilla.

La aplicación de las Weon Glasses permite seleccionar entre 256 colores disponibles el más adecuado para cada canal; por ejemplo, azul para Facebook, verde para WhatsApp, rojo para mail, etc. También es posible controlar la cámara, muy útil para dejar el móvil en un sitio y hacer fotos de grupo o subir y bajar el volumen de la música. La batería dura una semana aproximadamente.

Su principal ventaja es la discreción, un diseño elegante y que ningún gesto delata que hemos recibido un mensaje: ni una mirada al móvil, ni alzar el smartwatch...nada. Es un paso adelante en la transformación de los objetos cotidianos que buscan adaptarse a las nuevas rutinas de comunicación, desafiando los conceptos para los que se los diseñó inicialmente.

Un teléfono para reunirlos a todos

Entre todas las compañías españolas que han lanzado smart-phones al mercado, la que más éxito ha tenido sin duda es BQ. Por diseño, prestaciones, fiabilidad y, sobre todo, por precio. Y entre sus productos más interesantes destaca el Aquaris X5.

Es el primero de la firma que incorpora metal en sus líneas (aluminio) y le añade curvas a su perfil, asemejándose en diseño a los productos referencia a nivel mundial, el iPhone y el Galaxy S6 Edge. Sólo que a una fracción de su precio. Cuenta con una batería LiPo de 2900 mAh (al menos un día completo de uso intenso), lo que teniendo en cuenta el peso del dispositivo (148 gramos en 7,5 mm de grosor) es sorprendente. Su cámara trasera de 13 Mpx posee un sensor Sony IMX214 y está compuesta por cinco lentes e incluye doble flash. Probablemente podría ser un poco más rápida y fiel en los colores, una deuda de BQ en este aspecto, pero la realidad es que hay decenas de apps que se encargan de esto. Con ella se pueden grabar vídeos en cámara lenta (hasta 120 fps), time lapse y en blanco y negro o con el flash fijo.

Su cámara frontal, de 5 Mpx, es más que decente para la avalancha de selfies. Las dos graban vídeos en Full HD. El sonido es más que decente; de hecho, es muy bueno.

El Aquaris X5 lleva un procesador Qualcomm Snapdragon 412, que acelera descargas y optimiza el uso de la batería. Lo mejor sería su modelo de 32 GB para intentar sacar más partido a las prestaciones de la nueva versión de Android.

Otro gran acierto es la sana costumbre de BQ de dotar a todos sus dispositivos de Dual SIM (en este modelo dos tarjetas nano-SIM). Es 4G y muy veloz en las gestiones más habituales en la red. Si tuviera el cerebro un poco más grande, el procesamiento de imágenes, sería ideal. Pero por menos de 250 euros... ofrece mucho y muy bueno.

La mirada cibernética

Las gafas de realidad virtual serán el objeto de codicia por parte de usuarios y desarrolladores en 2016. Son dispositivos cada vez más baratos y muchas marcas ya los comercializan para diferentes sistemas operativos y así se abrió la veda. Sólo faltaba crear un producto bueno y competitivo en precio. En ese sector se introdujo recientemente Lakento MRV.

Mucho más económicas que las Oculus o las Samsung VR, las Lakento se adaptan a casi todos los tamaños y modelos de smartphones y los encontramos por menos de 60 euros. Su diseño ha sido muy trabajado: no tienen cables, lo que permite gran libertad de movimiento, aunque merma un poco la duración de la batería.

Otro factor que se ha tenido en cuenta es que su contorno, hecho de gomaespuma, admite el uso de gafas. Vienen con dos juegos, pero cualquiera que se pueda descargar en el smartphone es compatible con su uso. Al igual que las películas en 3D en formato SBS (Side-By-Side).