«White lines», una serie rockera y anti-Brexit

Mañana estrena Netflix una ficción, de los creadores de «La casa de papel» y «The Crown», que combina crimen con lo paradisíaco de Ibiza y lo dramático de Gran Bretaña

Sexo, violencia, drama, comedia, nostalgia, energía, sol y mucha música. Todos son elementos que cualquier extranjero o turista puede encontrarse en Ibiza y que ahora, ante la imposibilidad de viajar y durante el confinamiento por el coronavirus, Netflix traslada a cada hogar en forma de serie. Se trata de «White Lines», ficción de 10 capítulos que se estrena mañana en la plataforma y que tiene como escenario la isla del Mediterráneo. Pero la serie no solo mezcla las luces y el brillo de el paisaje español, sino que también lo combina con escenarios de Gran Bretaña. La producción tiene una gran carta de presentación al público por las interesantes mezclas que le han dado forma. Y es que, además de rodarse entre dos países y en dos idiomas –español e inglés–, cuenta con actores británicos y españoles, la trama transcurre a través de dos periodos de tiempo y, lo que quizá sea más llamativo para el espectador, la serie ha sido creada y producida por los mismos cerebros que dieron vida a «La casa de papel» y a «The Crown», quienes han encontrado la inspiración para hacer «White Lines» en «Narcos». Tres de los grandes éxitos de Netflix en un solo proyecto. Coproducida entre la española Vancouver Media y la británica Left Bank Pictures, la idea y el guión de la ficción viene de la mano de Álex Pina.

Alcohol y mucho sol

La trama parte del brutal asesinato de un legendario DJ británico en Ibiza en la década de 1990. Tras su desaparición, su cuerpo aparece muerto 20 años despúes, lo que lleva a su hermana a comenzar la investigación que no hizo la policía en su momento. Esto le llevará a un mundo de discotecas y mentiras que le obligará a enfrentarse a su propio lado más oscuro. Todo ello, en un lugar donde todo se vive al límite y donde el alcohol y los rayos del sol están servidos en grandes raciones. Sin embargo, los sentimientos que desprende el verano queden lejanos en una situación como la que vivimos actualmente. Por ello, Álex Pina considera que este estreno «es como una ventana al oxígeno», explica a «Deadline», y Andy Harries, responsable de la productora británica, está de acuerdo: «Los espectáculos llenos de sol, de luz, de hermosos paisajes siempre son importantes». Asimismo, Harries destaca un detalle curioso a la publicación citada: «La serie fue filmada en el contexto del Brexit. Sentimos que era el último intento para demostrar que Gran Bretaña debería ser parte de Europa». El rodaje finalizó en octubre y durante el proceso de postproducción «White Lines» apenas se ha visto afectada por la crisis actual del coronavirus.

Dice Juan Diego Botto, uno de los protagonistas de la serie, a Efe, que «es una propuesta arriesgada, muy rock and roll, un thriller que te deja pegado en la butaca al final de cada capítulo». Y este es el sello que define a Álex Pina, que también ha obtenido éxito en otras creaciones como «Vis a vis». «Cuando leía los guiones pensaba que había secuencias buenísimas pero me preguntaba si se podían juntar tantos sabores», explica Botto, «¿Nocilla, paella y caviar? Pero cuando vi los cinco primeros capítulos me quité el sombrero, Álex es un mago». En cuanto al resto del reparto, está encabezado por Laura Haddock («Guardianes de la Galaxia»), así como también figuran nombres como el de Marta Milans («El embarcadero»), Daniel Mays («Rogue One: Una historia de Star Wars»), Laurence Fox («Victoria») y Angela Griffin («The Detail»). Asimismo, destacan entre el elenco español Belén López («Mar de plástico») y Pedro Casablanc («El guardián invisible»).