Cayetano: «Te vas a curar, valiente»

Las redes se incendian con el niño Adrián, Las Ventas cambia de manos mientras se cuentan los días para la sentencia del TC con atención a la letra pequeña

Cayetano Rivera brindó a Adrián un toro en Zaragoza y lanzó un mensaje a los antitaurinos
Cayetano Rivera brindó a Adrián un toro en Zaragoza y lanzó un mensaje a los antitaurinos

Las redes se incendian con el niño Adrián, Las Ventas cambia de manos mientras se cuentan los días para la sentencia del TC con atención a la letra pequeña.

Se aplazó Madrid. No hizo el frío tanto su aparición estrella como las lluvias. Pertinaces durante todo el día. Primero fue Sevilla y después Las Ventas, que no suspendió sino aplazó. Será la corrida de Palha lidiada el próximo domingo por Fernando Robleño, Arturo Macías y Alberto Aguilar. Y se clausurará también, si el tiempo no lo impide, la temporada en el coso de la calle de Alcalá. Cerrará sus puertas un año más, pero no lo es. Si se cumple el papeleo, si se tramita el aval económico de manera correspondiente, si todo va bien, será el próximo mes de noviembre cuando de manera oficial José Antonio Martínez Uranga y su hijo Manuel Martínez Erice dejen la gestión de Las Ventas y entren de lleno el francés Simón Casas, de la mano de la agencia Nautalia, y con Curro Vázquez y Nacho Lloret como compañeros de viaje.

¿Madrid del cambio?

Se abre una nueva etapa. Una nueva gestión en la plaza más importante del mundo y el termómetro del resto de satélites que rigen la Tauromaquia. ¿Será el Madrid del cambio? ¿Hasta qué punto estrangulará un pliego económico al que se presentaron con una oferta potentísima? Se abre un nuevo debate, movimiento... Y hartazgo. Como demostraron las palabras de Cayetano en Zaragoza el día que cerraba la temporada. El adiós. «Yo estoy dispuesto a dar la vida por el toro, ¿y los antitaurinos?». Se abría de nuevo la polémica a la que han abocado la mezquindad en las redes sociales. Las mismas que sirven como soporte para desear la muerte a ese niño Adrián que mira de cara al cáncer mientras sueña con el futuro. De haberlo, de tenerlo, quiere ser torero. Y el toreo se volcó con él en el intento de avanzar en los estudios de oncología infantil. Gratis. Jugarse la vida gratis. De nuevo. Esa vida que perdió este año Víctor Barrio entre los pitones de «Lorenzo». Nada volverá a ser lo mismo; acaba la dolorosa temporada de la pérdida y la sinrazón. La abrumadora campaña que defiende los animales deseando o alegrándose de la muerte, ya sea de un chaval de 29 años o uno de 9. Vale todo ahí afuera y valdrá mientras exista impunidad legal y nadie que delimite las libertades, elevadas a la enésima potencia bajo el cobijo del anonimato. Las redes de los entes. Un nombre y una imagen falsa. Ni un resquicio de falsedad había en la feliz mirada de Adrián. «Te vas a curar, valiente», le decía Cayetano, justo antes de irse a la puerta de toriles a recibir al toro. «Son este tipo de actitudes las que hacen perder la esperanza en la humanidad y el respeto y la tolerancia que debemos mostrar en primer lugar hacia nuestros semejantes», apuntaba Posada de Maravillas en una carta abierta.

Mientras, en el Tribunal Constitucional se descuentan los días para dictar sentencia sobre la inconstitucionalidad de la prohibición de los toros en Cataluña. La falta de competencias del Parlamento catalán para prohibir, aunque se puede abrir una peligrosa puerta si en esa sentencia se anuncia que no se puede prohibir pero sí modificar. Se intentará que los toros vuelvan a Barcelona y que mueran, si así lo quiere la afición, de manera natural. Pero lo cierto es que la guerra está abierta. Y nunca han sido, los toros, el animal lo que en verdad ha importado. Es el medio, el instrumento, uno de ellos, punto débil, para buscar fortaleza en las nuevas corrientes políticas, ni qué decir en las manos del nacionalismo. Buscarán armamento de nuevo, de ahí el peligro que puede conllevar las grietas que deje abiertas la sentencia del TC. Atentos a la letra pequeña. Y ya sí que es cuestión de días.