Salvador García: «El hecho de estar en Pamplona ya es todo un éxito»

Salvador García antes de que sus toros de la ganadería de Cebada Gago regresen mañana, 8 de julio, a la Feria del Toro

Toros de Cebada Gago
Toros de Cebada Gago

«Volver a Pamplona es una gran satisfacción como ganadero. La corrida que he presentado este año ha pasado el reconocimiento veterinario al completo», palabras de Salvador García antes de que sus toros, de la ganadería de Cebada Gago, vuelvan a correr por las calles de Pamplona tras tres años de ausencia en la Feria del Toro. Cabe recordar, que en 2012 fue la ganadería triunfadora de San Fermín, pero que, en 2013, su lote de animales fueron rechazados. «Agua pasada no mueve molinos. Ahora hay que mirar con mucha ilusión y ganas al día de mañana. Espero que embistan los toros y que la ganadería de Cebada Gago vuelva a la normalidad en esta ciudad».

«Huido», «Taxista», «Artillero», «Empleado», «Juguetón», «Perseguido», «Bandolero» y «Cantanero» son los ocho animales que Salvador ha presentado para Pamplona. De ellos, seis serán los elegidos para participar mañana en la segunda carrera de los sanfermines 2016. «De los ocho animales, esperemos poder elegir los seis en los que más confiamos. Todos son muy variados de capa, están bien hechos y provienen de sementales probados. Lo único, que la vemos muy gorda. Ha pesado mucho en la báscula, aunque esperamos que rompan dos o tres toros». Tras su ausencia, el hierro gaditano debe estar a la altura de la capital navarra. «Vamos a intentar quedarnos», nos trasmite el ganadero con gran ímpetu en sus palabras. «Mi casa está muy identificada con pamplona por todos los premios que ha recibido. Se le quiere mucho y, para nosotros, también ha sido muy importante. Mi padre se ha sentido muy querido y correspondido por la afición de esta ciudad. El siempre ha intentado buscar el lote de toros más acorde con lo que Pamplona se merece».

Haciendo balance, esta ganadería ha participado en 27 ocasiones -segunda que más comparecencias ha tenido en Pamplona, después de Miura-, ha recibido 6 trofeos «Feria del Toro» y 4 premios «Carriquiri». Por méritos propios se ha ganado la admiración de todos los aficionados, porque una Feria del Toro no se puede concebir sin la presencia de este hierro ganadero. «En pamplona hemos conseguido un gran palmarés que es la recompensa a toda nuestra trayectoria. Es un resultado muy positivo. Le debemos mucho a esta ciudad. Es una satisfacción que hayan vuelto a contar con nosotros un año más».

«Toda la prensa nacional e internacional está ahora mismo pendiente de la feria de San Fermín, es el puerto más alto del mes de julio», pero la expectación, a parte de ser general para toda la Feria, también está centrada en el regreso de los Cebada Gago. «Desde que se anunciaron las ganaderías en el mes de diciembre, los corrillos taurinos están expectantes del regreso de estos toros» nos señaló Mariano Pascal, miembro de la Comisión Taurina de la Casa de Misericordia, la semana pasada a este medio. Y es que, no es para menos, «la fama se la han ganado a pulso», ya que es la ganadería que más ha causado el pánico en los 850 metros de recorrido del encierro; 46 corneados. Los más temidos por los corredores. «Nuestra ganadería es un encaste propio, con unas características particulares, y nada tiene que ver con el comportamiento de sus raíces. Son toros muy mirones».

Por la tarde, Eugenio de Mora, Pepe Moral y Javier Jiménez serán los encargados de lidiarlos en la plaza pamplonesa. El encierro, según comenta Salvador «No creo que perjudique a los toros para por la tarde, a no ser que se den algún golpe que les afecte algún miembro». Además, es positivo con la carrera y piensa que «puede llegar a ser beneficioso para los animales, porque en el encierro, se descongestionan del estrés y el agarrotamiento de los corrales».

Comienza la cuenta atrás para ver a los «Cebada» en la calle. La suerte está echada y los nervios se apoderan del ganadero -y de los miles de mozos que mañana se pondrán delante de los astados-. «Cuando lidio una corrida de toros en Pamplona, desde que arrastran al último toro del festejo anterior ya comienzan los nervios y la responsabilidad. Sabes que a partir de ese momento la piedra está en tu tejado y los toros que has llevado a la feria son los protagonistas».